El tiempo en jirones: Diálogo con Tatiana Rivero

Con: Juan Pablo Torres Muñiz
 
Seguirle el pulso al tiempo. Es una forma de decir. Refleja en el fondo una forma de entender el asunto de la experiencia. Al cabo, es imposible concebir la memoria como un ovillo, las imágenes en madeja. El pasado y el presente conviven. Es así que funcionan. En una sola imagen, a veces, se concentra el potencial de algo más. Vislumbramos, dicen.
Para habar de desarrollo también suele darse por supuesto que el esquema lineal funciona. Conviene sacudir un poco la caja de razones, contemplar al final el signo resultante, asentados también los motivos irracionales, entre otros.
Tatiana se desplaza por la sala. Andando entre los cuadros surgen las preguntas.
 
Tengo una imagen que siempre esta ahí… Bajo a un sótano; abro la puerta y ahí esta todo…



Cada vez que trabajo… tengo que bajar a ese sótano, no hay mas remedio. Detrás de esa puerta esta lo que necesito para crear… Abro la puerta y la luz de fuera se cuela; aunque está medio a oscuras, no busco el interruptor. Para crear necesito las sombras…
Motivos recurrentes… El tiempo, el dolor, la ausencia, el sinsentido de ciertas cosas, la maldad a veces. La inocencia, la mujer, supongo.

 

 

 

En efecto, la propia concepción del tiempo difiere en cada caso. Menos, pero de modo más diferenciable, el valor que se atribuye a determinados momentos. La experiencia se desarrolla en una suerte de dimensión particular en cada caso, con luces también particulares incluso a la misma circunstancia o a hechos en suma equivalentes. Se configuran así diferentes cuadros. Que mutan, además. Pero hablar de cuadros es decir de espacio.



Cuando pienso en el tema del tiempo, visualizo este como un espacio. (Einstein dijo que eran uno.) Así que yo puedo “llenarlo”.
Es mi estudio, mi estudio es mi “espacio-tiempo”. Todo es posible ahí; y todo ocurre al mismo tiempo: no hay pasado, ni futuro. Todo es… y deja de ser.



Esta especie de atemporalidad me intriga…


Te refieres a la plenitud. Contra la negación de los demás tiempos salvo el presente, la afirmación de un tiempo que lo abarca todo…


Persigo esos momentos en los que un gesto, una mirada lo explican todo. Y la idea de tiempo para mí está conectada a la idea de verdad… Cuando el tiempo parece detenerse es cuando entendemos las cosas.


Bien dices parece. Se trata de un fenómeno explicado en su momento por el mismo Einstein, y si no nos movemos a la misma velocidad de los sucesos, con ellos, acaso, aunque de forma misteriosa, damos con la frecuencia en que revelan su señal.



La plenitud implica una disposición apropiada, de uno mismo, una forma de acción para la contemplación: contención, pero como producto de la entrega en la mirada, de la atención, no por mera represión del impulso de actuar. De modo que lejos de quietud, uno se mueve con el objeto de la contemplación, ya fue dicho.


He tenido un año de no parar. Quizá eso se haya reflejado en las imágenes. En todo caso no ha sido consciente.


¿Y qué tanto ha cambiado conscientemente? ¿Qué tanto no?

Qué hay del eje de una identidad. También en las imágenes.


La mujer, creo que es mi ancla. Pero poco a poco he ido incorporando más modelos varones. Sin embargo, siento más certeza al reflejar el mundo de la mujer, en sus distintas edades.
Todo es un viaje, y el estudio esta abierto. Yo seguiré observando e intentando que las emociones sean lo más auténticas.



El motivo de fondo, la cuestión motora, digamos, torna en propuesta a través y con un medio determinado, cobra vida en la comunicación (que no solo como expresión). La obra es por tanto, la propuesta expedita en un lenguaje propio. Pero puede desarrollarse en más de uno. De hecho, a menudo invita a explorar variedad de posibilidades.


En mi caso, veo en las películas ese lado fascinante de que lo incluyen todo: la fotografía, la escultura, la pintura, la poesía… Pero me lleva a ser más precisa, más escueta. Es todo un reto.


No obstante, el cine se sirve de otras artes porque su lenguaje propio le es insuficiente para lograr lo que ellas. No las comprende, si no que se presta de plataforma para ellas, en versiones, por cierto reducidas. Lejos de dominar el tiempo, por ejemplo, como la Música o la Literatura, a través de la abstracción en que llevan a la plenitud, se ve forzado a ciertos trucos simplones (carteles anunciando el paso de los años, guiños que son ruegos al público por comprensión de baches, a través de lenguajes que logran lo imposible con el cambio de planos). La propia simultaneidad, como caso aparte, escapa a su alcance bajo las técnicas tradicionales (esto, siendo optimistas), y los intentos de retablos no se aproximan ni remotamente a lograr una fuerza como la de representaciones pictóricas de hace más de ocho siglos.


Me inclino más por el performance art. Busco la sorpresa en los modelos, busco el momento en el que dejan su “cara pública” y son ellos realmente.

Para mí en la vida diaria vamos con una máscara y el performance art revela la cara que no solemos enseñar. Siempre hay un momento durante las sesiones fotográficas en las que él o la modelo (o yo misma, cuando yo estoy del otro lado de la cámara) se detiene y mira para un lado o cierra los ojos… El rostro se relaja… y la amargura o la dulzura aparecen. Es uno o lo otro: amargura o dulzura; lo veo así de drástico. No se puede fingir, esconder ni forzar…. El performance art está más cerca de nuestro “punto de verdad” que el común de la vida diaria con todas sus ataduras y presiones…


La plenitud va de deshacerse del ego. El yo producido como rol.


Mi plan es seguir con lo que voy haciendo e introducir lo textil. Necesito crear con mis manos… y estoy empezando a ver como puedo trasladar mi mundo al lenguaje de las telas… los trajes serán una opción para los modelos que vengan al estudio…

 



Una provocación. Y, en el momento adecuado, nuevo punto que da pie a la cuestión de los roles. Más de qué desnudarse. Y más proceso expuesto…

Experiencia.



 

 

3 comentarios

  1. Muchas gracias : ) Juan Pablo…. dialogar contigo es un placer… es todo tan profundo y misterioso, no? Un abrazo.

  2. Very Good Work Tana & Juan Pablo . » Dialogue » OUI
    bisou Both of you

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *