Pulso, y corazón: Diálogo con Linda Arkelian

Con: Juan Pablo Torres Muñiz
 
Ágil también de palabra, Linda marca el paso y nos conduce, ligeros, de un lado a otro de la estancia; esta se expande, luego se abre y toma finalmente forma también de camino: Ante nosotros, al andar, una historia compleja de influencias que fluye en más de un sentido a la vez: cada imagen, una ventana, una rama, nueva vertiente, mas todo como parte del tejido.
 
A partir de mi experiencia constante con el arte, mi percepción del mundo ha cambiado. En la pantalla de mi mente se hallan imágenes simples y verdaderas de la naturaleza transformadas en composiciones del corazón. En inglés la palabra art (arte) se encuentra dentro de la palabra heart (corazón), y el corazón es la fuente de mi arte…
.

Yvonne Chew


Como también, por principio, digamos, su receptáculo y lugar donde, por ella de una parte, como de otra, la vida sin artificio, fragua la experiencia incomunicable…
Curioso. La figura que usas se presta también a preconizar el afán de comunicación de aquello por sobre cualquier otra meramente estética, de aquel engaño del arte por el arte.
El cuestionamiento se desarrolla a través de la comunicación de una experiencia auténtica, veraz, no obstante, ficticia debido al medio empleado (cualquiera sea el lenguaje)…

 
Hay quienes experimentan una alteración de la consciencia por medio del ayahuasca. Mi inmersión en el arte me ha proporcionado visiones de una realidad onírica. La antigua conexión con el mundo onírico inspiró mis primeros trabajos. Mi viaje consiste en permanecer en la realidad de los sueños. Espero que las personas que observan mi trabajo permanezcan lo suficiente dentro del sueño para preguntarme a mí o sí mismos, cómo hace sentir dicha experiencia, y porqué se desarrolla de esa manera.

Linda Arkelian

Mi danza y mi fotografía son, las dos, intuitivas. Toco a la naturaleza y la naturaleza toca mi espíritu.

 
Dibujar en el tiempo, desafiar la ausencia de una sustancia en que perdure el trazo: directamente a través del asombro, a juego con la memoria: elevando la consciencia a medio y clave. Música.
A partir de esta, y con ella, la danza. Plenitud expresiva (dispuesta por supuesto a la comunicación).

 
El movimiento, el flujo de energía y la fluidez son los rasgos que caracterizan mi trabajo en danza, fotografía, películas y dibujo. Movimiento, energía, fluidez son tres dimensiones de una fuerza vital efímera, que genera ideas creativas y expresiones de emoción.

David Cooper


El lenguaje, en este caso el corporal, se prestará, acorde la bien definida vocación, a la mayor profundidad alusiva, pero constituirá simultáneamente, aún con la más elemental figura, frontera, límite.

 
En mi fotografía y en mis películas lo que la imagen esconde es más importante para mí que lo que es revelado. Lo que está escondido gatilla la imaginación del observador y enfatiza lo subjetivo por sobre lo objetivo. En un eclipse solar la luna oculta una parte del sol para el observador de la tierra.
Eclipse, título de una de mis películas de danza, muestra a los bailarines colocando sus cuerpos entre la camera y la fuente de luz; la idea es que creen así (metafóricamente) un eclipse de su ser interior emocional.

 

 

Luz por voz, sombra por silencio. Y la comunicación solo se completa con el receptor. (Con la música desde luego, es casi literal.)
Talento y trabajo quedan de manifiesto, ante todo, con la decisión de qué se dice, ofreciendo sentido, y qué se calla, provocando conforme a este. Otra suerte de comunicación, esta interna, digamos, elocuente, pero que oculta más sus mecanismos conforme más afectiva sea.
 
También expreso emociones por medio del contraste de luz y oscuridad, y la manipulación de la saturación del color.
  

Linda Arkelian

 
La visión humana evolucionó transitando rutas cognitivas experimentadas como emoción. En la lucha por la supervivencia entre las antiguas especies, el discernimiento de peligros entre el follaje ayudaba a seguir con vida. El poder emotivo de las amenazas, así como las posibilidades visuales del contento, dieron forma a nuestro potencial para experimentar el impacto emocional del arte. Así, los fundamentos del arte, luz/oscuridad, y color son tipos básicos en la condición humana.
 
Tenemos de otro lado, la evolución particular, el cambio, que compromete en ocasiones medios retornos, y también las pausas. A veces, inicios de finales.
Es algo orgánico. Y depende de la decisión y la perseverancia, lo mismo que de saber aceptar y adaptarse.

Yvonne Chew

Nuestros cerebros, nuestras mentes, nuestras estructuras cognitivas evolucionan con nuestra edad. La evolución es física… rutas neurológicas se bifurcan en el camino. Cada individuo sigue una propia ruta.
Mi percepción del tiempo y el espacio tanto en las artes visuales como en la danza es visceral. En el dibujo raramente mido los miembros o los rasgos faciales; establezco su tamaño al ojo. Una fluidez intuitiva guía mi arte. En la danza, mi musicalidad no está medida por el conteo, sino por un ritmo basado en el latido de mi corazón.

 
Hay saberes. Y hay más…

 

 

(Traducción, por Roberto Zeballos Rebaza.)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *