Signo, y contacto: Diálogo con Douglas Rodrigo Rada

Con: Luisa Deguile

 

El trazo y el espacio.
La línea… como fisura. De qué forma quiebra el espacio, lo fragmenta y determina en él una presencia. Qué revela de la materia, aparente vacío en que aparece. Acaso un espacio frío, como el cielo raso para el insomne sin aliento.

Douglas Rodrigo Rada, voz cordial, dialoga entre las imágenes. Entre las formas, su voz dispara un nuevo rumbo…
 
Hay cosas que se repiten círculos, espirales, anomalías corporales. Orden Vs. desorden.
Me es imposible sacar patrones, creo que todo se mezcla en mis dibujos.
 

 

Una visión.
Qué decir, qué omitir, y dónde. Para resaltar, por contraste, la fisura en el tiempo: cuestión por medio de una declaración, afirmación atrevida.
El campo se abre de manera sutil. Lo que emerge, golpea es capaz de auténtica conmoción.
 
La visualidad de lo posible es bien importante. Pienso en un ejercicio de mezcla y combinación permanente a la usanza de los surrealistas, y que para este ejercicio es muy importante que tenga los objetos originales que pueden servir de detonantes a los contenidos.
 

 

Modos de aproximación a un ámbito aparte las intelecciones, uno en que, por fuerza, la lógica cede terreno: un nuevo campo, también y a su modo, fértil.
 
De otra manera podría pasar días, años buscando los materiales correctos sin tener la seguridad si existen o no.
 
Andar y revelar a la marcha, los límites…
 


La creación, el trazo, decíamos, como principio del cuerpo. Un paso más, apenas, y nos damos con la obra como corpus
Extremo de la sensibilidad al vacío.


 

Me encanta el arte en general, y tengo un interés sobre el cuerpo humano y sus límites que se ve de forma recurrente en mi obra. No estoy seguro si mi interés en el tema tiene que ver con la esquizofrenia, el colonialismo o si es más básico. En este sentido siempre me ha llamado la atención la danza, cierto tipo de teatro y en especial, el llamado performance, con el cual siento especial afinidad.
 

 

 
Contacto.
Antenas que se tocan: extremidades sensibles más allá del tacto solamente. Y de la memoria. Provocan la chispa; esta da pie a posibles interpretaciones, y a sueños.
 
Tengo influencias de lo más diversas: algunos artistas del mainstream como Bruce Nauman, y también artistas de manicomio como Martin Ramírez. Pero alguien muy cercano con quien he mantenido un permanente diálogo sobre el arte y la producción creativa es Alejandra Alarcón, artista boliviano-mexicana, con la que creo comparto mi interés sobre la otredad y la diferencia.
 
 
Apuestas por signos…
Una comunicación en registro hondo. Íntima, que no privada.
La intimidad va de esencias; la experiencia en dicho plano resulta intransferible sin la común naturaleza del cuestionamiento. Universalidad.
Lo privado, por otra parte, refiere a información clasificada o clasificable: referencias de hechos, aparte la esencia, fáciles de comunicar, salvo por el uso ocasional de jerga. Compromete siempre un juicio más que ligero, superficial, amparado, sin penetración, en los hechos y las probabilidades racionales…
 

Bien. El signo intima. Hiere.

 

 
Mis motivaciones… La verdad es que me encanta el arte, me ayuda a negociar con la realidad y representa un reto para mí pensar que puedo llevar mi proceso hacia adelante.
El arte es un producto cultural y un fenómeno social. Evidentemente, el artista al margen de estas condiciones, se construye a sí mismo bajo la mirada de una alteridad, en este caso, de su propio trabajo.
 

 

Algo que no puedo responder: ¿tiene el trabajo algo que ver con mi vida?
 
Aún en el trazo sencillo, hay matices…
Va del oficio. Mecanismos, herramientas…
 
El año 2015 hice una gran cantidad de dibujos llenos de colores, pero no es un color equilibrado más, sino un retaque de color que se transforma de alguna forma en una masa sucia que funge de la misma manera que el negro en mi trabajo realizado con bolígrafo, birome, pluma, de los últimos 10 años.
 

 

Adónde va la línea, ahora…
 
Mi trabajo viene y va; trabajo al mismo tiempo en diferentes ramas de un mismo árbol; supongo que cuando se seca de un lado me voy al otro. 2016 y 2017 pasé mucho tiempo pensando en cómo llevar mis dibujos a la tridimensionalidad y creo que parte de mi producción seguirá por ese camino.
 
 
Posibilidades. Nuevos espacios. Con sus caminos.
Nuevos mapas; evidencias de exploración…
 

… huella, de tientos en pos.
El trazo, la forma, constituyen una afirmación, presente en tanto se la contempla. Heredad del contacto.
Vamos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *