Bienvenidos, pecadores: Tres poemas de Mary Karr

Selección y traducción de: Roberto Zeballos Rebaza
 
Réquiem de año nuevo
 
En este negro primer día del año nació
     papá hay que ver 
estos ochenta y seis años atrás quien ahora
     no respira ni ocupa 
masa corporal alguna hace ya diez pero  
     todavía no me acostumbro.
Mi mente puede darle forma en esta silla
     a él que ninguna silla sostiene.
Cada año en esta noche al borde de una nueva
     circunferencia me paro y miro 
hacia él, las carreteras se llenan de borrachos,
     y a papá que se emborrachó hasta 
el fin no se le halla. Papá, estoy a mitad de camino
     de la muerte yo también. El milenio 
se me acerca, y el niño que llevo dentro quien 
     lleva tu fuego en sus miembros
sigue mi estela. ¿Por qué no puedes renacer ya
     grande para mí? Si alzo mis brazos 
aquí en la oscuridad, ¿por qué no puedes 
     agacharte y levantarme?    
Esta pesada carcasa que obtuve de la tuya es 
     tutelaje de amor, pero cada año
si bien una ranura más vieja aún no puedo ni 
     alcanzarte ni escapar 
de la monolítica sombra que dejaste. 
 

Henry Moore

 

Requiem for the New Year 
 
On this first dark day of the year 
      my daddy was born lo 
these eighty-six years ago who now 
      has not drawn breath or held 
bodily mass for some ten years and still   
      I have not got used to it. 
My mind can still form to that chair him   
      whom no chair holds. 
Each year on this night on the brink 
      of new circumference I stand and gaze 
towards him, while roads careen with drunks,   
      and my dad who drank himself 
away cannot be found. Daddy, I’m halfway   
      to death myself. The millenium 
hurtles towards me, and the boy I bore   
      who bears your fire in his limbs 
follows in my wake. Why can you not be   
      reborn all tall to me? If I raise my arms 
here in the blind dark, why can you not   
      reach down now to hoist me up? 
This heavy carcass I derive from yours is   
      tutelage of love, and yet each year 
though older another notch I still cannot stand   
      to reach you, or to emigrate 
from the monolithic shadow you left.
 
 
 
 
Bienvenidos pecadores
 
Me abrí la blusa para mostrarle a este hombre
el ardiente corazón que encendió en mí, fui alzada
como un cordero y me llevaron al diminuto calor. 
Ante mí que debería estar arrodillándome 
se arrodilló alguien cuyo rostro 
debiera ser blasón en cada moneda y diadema: 
 
ningún joven de pecho descubierto, sino Ulises
con brazos correosos de tanto jalar sogas. 
Navegó más allá de los dioses de barro
y las chicas cantoras que hubiesen hecho de él 
un cerdo. Que el mundo pueda llegar hasta mí
con él, luego de tanto anhelar —
imposible. Él entra en mí y el gozo 
brota de los dos como de una semilla abierta. 
 
 
Sinners Welcome
 
I opened up my shirt to show this man
the flaming heart he lit in me, and I was scooped up
like a lamb and carried to the dim warm.
I who should have been kneeling
was knelt to by one whose face
should be emblazoned on every coin and diadem:
 
no bare-chested boy, but Ulysses
with arms thick from the hard-hauled ropes.
He’d sailed past the clay gods
and the singing girls who might have made of him
a swine. That the world could arrive at me
with him in it, after so much longing—
impossible. He enters me and joy
sprouts from us as from a split seed.
 
 
 
Nota de suicidio: anuario
 
Espero que Jesús te haya llevado consigo
a pesar de las décadas que han pasado, de lo distanciados que nos volvimos
   entre la transfiguración del amor en odio y aquellas tristes cartas
y llamadas y tu rostro deshaciéndose dentro de un dogal que
Hoy no 
   puedo nombrar a los dioses
que al final venerabas, si los hubo, es imposible
elogiar al que es devotamente un miserable. Y que se joda mi iglesia que
   pone en el infierno a los pobres y sufrientes
bastardos como tú, incapaces de llevar las máscaras
de sus propios rostros. Querías con palabras formar 
   una alternativa al mundo que se atrevió 
tan implacablemente a imprimirse ante tus ojos, pues no
podías, nunca pudiste
   refutar completamente lo real o justificar el triste peso de tu cuerpo, ganarte
un espacio legítimo o pagar por las porciones del oxígeno que
te legaron. Más de una vez me pediste
   que respirara en tus pulmones como la soprano en la ópera
tanto quería yo que mi fantasma te habitara y que ingirieras mi creencia
en tu –aparte de eso solo probable– alma. Me pregunto si sienten
   la muerte tuya como un fracaso todos los que alguna vez
te amaron como si nuestro rcp colectivo se detuvo 
demasiado pronto, se perdió la carga del desfibrilador, el cadáver
   nos castigó al no volver a sentarse. Y perdona mi convicción
de que todo suicida es un cojudo. He aquí una buena razón de que yo no sea
Dios, pues cruelmente aplastaría a todo el que se aplastó a sí mismo.
   Solo quería decir ja ja, a pesar 
de todo tu esfuerzo estás cada segundo 
vivo de un modo insoportable para todos los que te hemos respirado muy adentro,
   cada par de pulmones, esas implantadas alas rosa, globos rosados.  
Te expiramos como aire y te vemos alzar como la lluvia. 
 
 
Suicide’s Note: An Annual 
 
I hope you’ve been taken up by Jesus
though so many decades have passed, so far apart we’d grown
     between love transmogrifying into hate and those sad letters
           and phone calls and your face vanishing into a noose that
I couldn’t 
     today name the gods
           you at the end worshipped, if any, praise being
impossible for the devoutly miserable. And screw my church who’d 
     roast in Hell poor suffering
           bastards like you, unable to bear the masks 
of their own faces. With words you sought to shape
     a world alternate to the one that dared
           inscribe itself so ruthlessly across your eyes, for you
could not, could never
     fully refute the actual or justify the sad heft of your body, earn
           your rightful space or pay for the parcels of oxygen you 
inherited. More than once you asked
     that I breathe into your lungs like the soprano in the opera
           I loved so my ghost might inhabit you and you ingest my belief 
in your otherwise-only-probable soul. I wonder does your 
     death feel like failure to everybody who ever
           loved you as if our collective cpr stopped
too soon, the defib paddles lost charge, the corpse
     punished us by never sitting up. And forgive my conviction 
           that every suicide’s an asshole. There is a good reason I am not 
God, for I would cruelly smite the self-smitten. 
     I just wanted to say ha-ha, despite
           your best efforts you are every second
alive in a hard-gnawing way for all who breathed you deeply in, 
     each set of lungs, those rosy implanted wings, pink balloons.
          We sigh you out into air and watch you rise like rain.
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *