Contrastes, caídas: Sobre el videoclip de Alright, de Kendrick Lamar

Por Luisa Deguile y Joaquín Butrón


Divide. Corta o rompe, fractura… Son requerimientos para el supuesto ejercicio del poder en sociedad. Porque este es siempre relativo; implica siempre a un poderoso, de una parte, y afectados, de otra. A fin de cuentas el poder es la capacidad de alterar un estado o el ritmo u orden de un proceso…

Muchos confunden poder con fuerza. Lo primero existe solo en cuanto potencia, mientras que lo segundo, solo con la acción o la omisión; con el auténtico ejercicio. El primero refiere a la competitividad; lo segundo, a la competencia.
Joaquín aguza la vista y, por su parte, dispara…

 
Desde el principio: Oakland. Se ve duro. En gris, luce impresionante; tal vez no bien, que es distinto. Luego, un par de gritos, y a continuación, silencio. De manera que estamos ante varios contrastes, uno seguido de otro: Lucifer y la cruz: policías y delincuentes. Blanco, negro, blanco, negro…

 

Continuar leyendo

Comunión: Sobre el videoclip de All is full of love de Bjork

Por Juan Pablo Torres Muñiz
 
Totalidad. Amor. Términos problemáticos. Su concepción misma resulta cuestionadora. ¡Cuánta ambición! Suelen enrarecer el discurso en que se insertan, lo convierten en una suerte de apelación más allá de la lógica.
Por lo que en términos generales significan la una y lo otro, se los busca para abandonarse a ellos, en pos de amparo.
Es común creer que se los encuentra juntos solamente en el seno de la deidad, entendida, por cierto –en atronador desafío de toda lógica–, como su esencia, sustancia y poder, todo a la vez. Verbo como materia y energía, tiempo y potencia, relacionándose con nosotros, con una voz… ¡Tremendo!
Abordar el asunto por medio de un tema musical y que este no resulte en burda rareza; mucho más todavía, agregarle imágenes y conseguir con el conjunto algo consistente, cuestionador, representa una auténtica proeza.
 

 

Continuar leyendo

Alcance y magnitud: Sobre las pretensiones de Christopher Nolan, a partir de Dunkerque

Por: Ernesto Carlín y Juan Pablo Torres Muñiz
 
Un thriller de suspenso épico. Suena rimbombante, pero así lo llama el mismo Christopher Nolan –rimbombante. Dunkerque cuenta con momentos notables; luce un lenguaje cuajado, revelador cuando el excesivo recorte queda de lado y una secuencia supera la dimensión de estampa espectacular, libre al fin de la habitual tendencia del director por el sesgo desconfiado: la nota pedagógica y condescendiente conque, fuera de tiempo, suele darse a surcir la sobrecarga de cabos sueltos.
Esta película se presta bien a un balance de méritos acumulados, así como de posibilidades abiertas más o menos intencionalmente por Nolan y Cia., para próximas tentativas de ambición semejante. Porque vuelve siempre, apresurándose, a temas de peso: las diferencias entre verdad, realidad, experiencia y –ahora– historia. Incluso, algo más.

  

Delirio, y la marea negra: Sobre el videoclip de XXVI Crimes of love, de Huoratron

Por: Juan Pablo Torres Muñiz


Enormidad.

Vértigo.
Contemplar la mole, inmensos volúmenes desplazándose, suele purgarnos de absurdas pretensiones. Trae consigo paz. O traumatiza. Desde luego, se trata de la confirmación de una certeza simple, dura: la propia finitud. Hay a quienes esta misma visión lleva al pánico, en la negación histérica de la derrota.
Como fuere, al cabo del fenómeno, nos vemos de vuelta en el propio cuerpo, a reconocernos en definición cambiante, misteriosa y, merced de una cuota mínima de sensatez, lejos de instituciones cuyo nombre se destaca con mayúsculas.
El afán de comprensión provoca como salida fácil, tentar símiles: desde la antropomorfización al delirio de paisajes celestiales. De manera que hay quienes confunden energía con voluntad y, en el colmo, causa con razón. Atribuyen todo a una fuerza coherente y, en extremo de soberbia, comprensible.
Huoratron apuesta por el impacto como una forma de… revolvernos en la cuestión.

  

Consciencia del dolor, y la culpa: Sobre los videoclips de Tool

Por David Kattán y Guillermo Cóbena

  

Ecléctica, compleja –no complicada, simplemente–, agresiva, efectivamente provocadora, la propuesta musical de Tool es de sobra elocuente por sí misma; la banda, además, la ha acompañado desde el principio con una considerable producción de imagen. Es respecto a esta, específicamente en cuanto a los videoclips, que nos reunimos David y yo a conversar esta vez.

 

Continuar leyendo

Para precipitarnos, para hundirnos: Sobre el videoclip de Accelerate, de Sussane Sundorf

Por: Luisa Deguile

  

Desde los primeros acordes, en la vibración, los contrastes.
Con la violencia que entraña todo acto de creación: Parece que es la propia imagen la que produce el sonido, como un instrumento complejo más. Al juego de sintetizadores responde una ola, elemento percutivo.

Y al ojo –en blanco y negro–, la sucesión hipnótica.
Resulta tremendo como afirmación, pero es que dista de ser simple lo que Stian Andersen ha logrado con el tema de Sussan Sundorf.
Veamos:
 

   Continuar leyendo