Y lares a través: Cuatro poemas de Kurdistán, de Juan José Rodinás

Raíz du Bouchet (un árbol invisible)
 
Algodón madre:
la foto de mi cabeza oscura
y una lámpara que acumula vacío tras mis ojos.
 
Como arrojar la mano y esconder la piedra.
Un aeropuerto para salir del mundo.
Un mundo para salir de mí.
 
Este lugar donde escribo una cápsula:
hotel de mis heridas y un vaso de carburo.
 
Doblo mis manos y las guardo baja la piedra negra
y el corazón del caballo que me mira dormir desde pequeño.
 
Alguien es la melena de un hombre arrodillado,
un rostro en mi casa de niño que dice a la hormiga del pasto,
“transita, Mi Señor: el universo alcanza para ambos”.
 
Alguien. Algo.
Amarillo sin dónde,
                   carretera sin rostro,
retorna corazón-cabeza a donde no perteneces:
sé que alguien, lejos de mí, te espera.
 
 

Blind Dance, de Serenella Dodi