Poemas al azar III: Una pequeña antología de poetas norteamericanos

Selección y traducción: Roberto Zeballos Rebaza

  

 
De John Ashbery:
 
 
Algunos árboles
 
Son tan asombrosos: cada uno
Juntándose al vecino, como si el lenguaje
Aún fuera una representación
Pactada por el azar
 
Hallarnos así de lejos del mundo
Esta mañana, sin desacuerdo con él,
Tú y yo somos
De pronto lo que los árboles tratan
 
De contarnos que somos:
Que su simple estar ahí
Significa algo; que pronto
Nos tocaremos, amaremos, hablaremos.
 
Y contentos de no haber inventado
Nada decoroso, estamos cercados;
Un silencio ya colmado de ruido
Una tela en la que aparece un
 
Coro de sonrisas, una mañana invernal.
Puestos en alelante luz, moviéndose,
Nuestros días se visten de tal reticencia
Que estos énfasis parecen su defensa
 
 
Some trees
 
These are amazing: each 
Joining a neighbor, as though speech 
Were a still performance. 
Arranging by chance
 
To meet as far this morning 
From the world as agreeing 
With it, you and I 
Are suddenly what the trees try
 
To tell us we are: 
That their merely being there 
Means something; that soon 
We may touch, love, explain.
 
And glad not to have invented 
Such comeliness, we are surrounded: 
A silence already filled with noises, 
A canvas on which emerges
 
A chorus of smiles, a winter morning. 
Placed in a puzzling light, and moving, 
Our days put on such reticence 
These accents seem their own defense.
 

Miche Pierson

 

Continuar leyendo

El tren ya había partido: Poemas de Interferencias, de Maurizio Medo

1.
 
Chepa ¡
  
Ni siquiera podía adivinar si aquello
surgía del clímax de algún estúpido juego
o era la vida presentándose para cumplir su jornada.
Dos veces muda, y algo sorda por falta de ganas
aunque sólo tuviera que arrimarme el ascua
y después continuar por allí, de anónima.
 
“Un secreto de costureras”, leí una vez al viejo Adán
sin saber si hablaba de poesía o de cierto sentido.
Pero chepa ¡Aún no logro ensartar por la aguja el hilo.
 
Apenas puedo aguaitar la casa, un ámbito
consagrado por mi padre antes de componer
el réquiem que lo bautizó en difunto
el día que pudo conocer a sus hijos.
 
Mamá prefirió abdicar de tal presente y en vez
huir por el meollo de una foto aparecida
en La Stampa, un día de los años 40,
sin encontrar más recompensa que las ruinas
de esos años perdidos.
 

Poemas al azar II: Una pequeña antología de poetas norteamericanos

Selección y traducción: Roberto Zeballos Rebaza
 
 
De Philip Levine:
 
 
No se ha ido
 
Alguien entra en tu vida
un día que ya no más
recuerdas. Pasan los años,
y se vuelve la madre que
nunca tuviste, la hermana
fumando antes del desayuno,
la primera amistad. Echada
en el raído sofá al calor
del estío, comparte contigo una
temporada de béisbol. A los
doce te explica el mundo,
cómo la gente era vendida allá
abajo en el río, cómo alguien
siempre trajinará y se gastará
hasta la médula estos huesos,
músculos y tendones. Ella te
contará por qué tu hermano de
dieciséis precisa de dos camisas
al día y cómo crecerá para mandar,
ella, la que nunca hará eso, explica
y te bendice con una mano al
alisar tu cabello. Un día
se ha ido, pasó de los cuarenta y
se ha enamorado otra vez,
y el amor se la ha llevado
junto a un hombre con una pierna
y ningún futuro. Una postal
de California y luego solo ya
un silencio permanente.
El planchador queda a la espera
en el rincón, los gastados y oscuros
zapatos devueltos con una patada
al clóset, su amarillenta bata
se aja en el respaldo de la silla
hasta que tu madre, maldiciendo
la hace retazos y basura.
Vas a buscar y la encontrarás
en las mandíbulas largas de otras
mujeres, en los ojos endurecidos
que pueden brillar sin esperanza,
la volverás a hallar una vez
y otra porque con las dos
manos abiertas, con una voz
que nada dice, con una
nueva sonrisa para cada
nueva pérdida, te mostrará
un mundo por el que ella moriría.
 

Hego Goevert

 

Continuar leyendo

Por sombra, el mundo: Poemas de Delmore Schwartz traducidos por Roberto Zeballos

Selección y traducción: Roberto Zeballos Rebaza
 
 
A Young Child And His Pregnant Mother
 
At four years Nature is mountainous,
Mysterious, and submarine. Even
 
A city child knows this, hearing the subway’s
Rumor underground. Between the grate,
 
Dropping his penny, he learned out all loss,
The irretrievable cent of fate,
 
And now this newest of the mysteries,
Confronts his honest and his studious eyes—-
 
His mother much too fat and absentminded,
Gazing past his face, careless of him,
 
His fume, his charm, his bedtime, and warm milk,
As soon the night will be too dark, the spring
 
Too late, desire strange, and time too fast,
This estrangement is a gradual thing
 
(His mother once so svelte, so often sick!
Towering father did this: what a trick!)
 
Explained to cautiously, containing fear,
Another being’s being, becoming dear:
 
All men are enemies: thus even brothers
Can separate each other from their mothers!
 
No better example than this unborn brother
Shall teach him of his exile from his mother,
 
Measured by his distance from the sky,
Spoken in two vowels,
I am I.
 

Imagen de: Kenji Ishikawa

 

Continuar leyendo

Y lares a través: Cuatro poemas de Kurdistán, de Juan José Rodinás

Raíz du Bouchet (un árbol invisible)
 
Algodón madre:
la foto de mi cabeza oscura
y una lámpara que acumula vacío tras mis ojos.
 
Como arrojar la mano y esconder la piedra.
Un aeropuerto para salir del mundo.
Un mundo para salir de mí.
 
Este lugar donde escribo una cápsula:
hotel de mis heridas y un vaso de carburo.
 
Doblo mis manos y las guardo baja la piedra negra
y el corazón del caballo que me mira dormir desde pequeño.
 
Alguien es la melena de un hombre arrodillado,
un rostro en mi casa de niño que dice a la hormiga del pasto,
“transita, Mi Señor: el universo alcanza para ambos”.
 
Alguien. Algo.
Amarillo sin dónde,
                   carretera sin rostro,
retorna corazón-cabeza a donde no perteneces:
sé que alguien, lejos de mí, te espera.
 
 

Blind Dance, de Serenella Dodi