Distorsiones variables: Asomo al legado de Ricardo Piglia

Por Victoria Viola y Guillermo Cóbena


Llueve, arrecia, pero escampa a la noche, sin dar paso a ningún tono cálido.

Verano del sur determinado por la cordillera…

 
Este señor que nos enseñó a todos…
Ricardo se no fue luego de una larga enfermedad…
Tanta tristeza, porque hacía apenas unos días el enorme Andrés Rivera, también había fallecido.
 
(Victoria conoció a Piglia en aulas. Victoria Viola. Completaba entonces  su formación como artista plástica.
Contemplo ahora sus capturas. Espejos irregulares. Como referir a la realidad cambiante tentando sostener, al vaivén del viento, una suerte de reflejo momentáneo. Doble paradoja.)
 

Negro sobre blanco: Sobre el sentido o finalidad de la obra de arte

Por: Ana Negro y Juan Pablo Torres Muñiz
 
En efecto, suele hablarse de quien crea, por un lado, y de quien contempla y entiende, incluso comprende, por el otro…
Ana mira de soslayo una de sus propias obras.
Nuevo sorbo de café…
 
Diré nada o prácticamente nada de mi autoría; se trata solo de la posición particular de quien habla en relación con el tema del sentido o finalidad de la obra de arte…
  
Ecos, voces…

 

 

Continuar leyendo

Liberalidades –libertades: A propósito de textos de Delmira Agustini, Idea Vilariño y Lucía Mazzini

Por Beatriz Oggero y Juan Pablo Torres Muñiz

  

(Charla de hace tiempo. Antes de poder hablar directamente con Lucía, y de leerla todavía más y mejor. Lo digo: con gran asombro.)

 

Me has obligado a releer estos textos, dijo, sonriendo, Beatriz. Y la siguiente sonrisa vino con el comentario a coro: ah, Onetti, el misógino.

Café cargado. Las hojas de papel, decenas de apuntes. Y, por su lado, también, el tejido que crece. La música, en realidad, son músicas. Ideas que pican, al compás de dedos sobre la mesa, y el tarareo…
Siempre es un gusto, siempre. Cae la tarde, pero es así que el día sigue creciendo…
La inmensa sorpresa ha sido Lucía Mazzini. Jovencísima. Y vaya propuesta. Fiera escribiendo.
 
… que en un impulso me dio por compartirte.
Lo primero que pensé fue que no era extraño que surgiera alguien con esta sensibilidad, digamos, en el mismo Uruguay de Delmira Agustini y de Idea Vilariño. Ah, pero su lenguaje es tan fresco y actual, que pone de sobra la comparación.
 
deseo:
fascinación inmediata
algo así como
una media llena de hormigas…
 
Vi la fotografía. Lucía. Leo al pie, 1996. Entonces retorno: Delmira (1886-1914), Idea (1920-2009), y vuelvo a los ojos de esta joven. Fácil suponer la tersura de un tono –por… sobre la piel–: proyección de la voz que vibra adentro, antes, antes de dar de palabras. Fuerza…

 

  

Continuar leyendo

Evocación y vocación: Diálogo con Vanna Andreini, entre obras de Sebastián Gordín

Con Juan Pablo Torres Muñiz

  

Fluyen las ideas. Alma de cada proposición.
El intercambio se produce aún entre silencios, como si ecos de otro plano cargaran de sentido el espacio intermedio, al cabo de las afirmaciones, de las sugerencias.
Cordialidad. Y el café fuerte. La mañana que se abre a nueva música. Fecundo, el afán por comprender lo más posible. Entendimiento que va detrás de los términos.
Vanna Andreini, el dejo de su tierra, y un aliento vivo de más lejos todavía.

 

Voces e imágenes, en estéreo: Diálogo con Pamela Cuenca

Con: Luisa Deguile

  

Entre sonido (música en estéreo) e imágenes. Y acerca de gatos, también. La conversación fluye sin embargo por un cauce natural.
Nos rodean imágenes. Una captura suya, un borde de plaza, como referente de perspectiva particular, entre curiosa y distante, dice lo suyo de un alma escurridiza. Con la lectura de sus textos, el sentido queda más claro.
La propuesta de Pamela va sin aspavientos. Conecta en una y otra vertiente. Funciona.

 

   Continuar leyendo

Voces adentro, y afuera: Sobre Todos los hombres del Rey, de Robert Penn Warren

Por: Roberto Zeballos Rebaza y Guillermo Cóbena


Todos los hombres del rey. Novela inmensa. Nada más con este título, Robert Penn Warren se habría asegurado una enorme admiración. Pero hizo más. Poesía, crítica… Antes y luego. Coronó, digamos, pese al anacronismo que implica tal afirmación, su rica carrera, con esta novela clásica.

Viene bien abordarla, y volver al cabo para compartir apreciaciones… Roberto por su lado, yo del mío, a sabiendas que vendría luego la conversación. Y con la nueva edición, restaurada, qué mejor
 
(Comentario del catálogo de Anagrama:
Willie Talos –inspirado en una figura histórica, Huey Long, el célebre y discutido gobernador populista de Louisiana – es un personaje de poderosa y compleja personalidad: orador amado por las multitudes y dictador sin escrúpulos que se mantiene en el poder mediante la corrupción y el chantaje. Robert Penn Warren ha escrito una de las grandes novelas políticas del siglo XX y una original exploración del tema inagotable del conocimiento de uno mismo, donde se entrelazan varios destinos. En el centro, Willie Talos, abogado de origen humilde que llegará a gobernador del estado, que seduce a Anne Stanton, a su hermano Adam y a Jack Burden, los insatisfechos hijos de las familias poderosas del estado. Adam Stanton es el idealista puro y Jack Burden es un desarraigado que pretende ser sólo un espectador inteligente.)

 

 

Continuar leyendo