Acaso detrás de las voces, y su sombra: Diálogo con Laura V. Alonso

Con Luisa Deguile
 
Voces. Imágenes, también. Incluso como principal punto de partida…
Conversábamos sobre Poundemonium, de Julián Ríos, del viejo asunto de los géneros. Pero lo más importante, la música que contiene, precisamente a través de la cual parece posible desafiar las categorías, no como en otros casos, por eclectismo, sino por una suerte de auténtica renovación a partir de un elemento puro: la palabra.
Al respecto, claro, es grato escuchar a Laura… Así fue que empezó la plática.
 
 

Continuar leyendo

Equidistancia: Diálogo con Fernando Escobar Páez

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
Enfrentar. Cuestionar. Bien, de eso se trata. Pero qué hay de provocar. A menudo se dice que la provocación refiere en sí misma a un cuestionamiento, pero qué ocurre si lo que se provoca con un texto, cualquiera sea su clase (gráfico, audiovisual, etcétera), es en realidad cierta reafirmación de la posición del espectador, del lector, respecto de la realidad, a partir de su indignación. Por otro lado, ¿qué hay de provocar al instinto, nada más?
Llevar a una cuestión de fondo, implica, exige inteligencia. El erotismo, por ejemplo, requiere imaginación, de modo que el sentido del mensaje es completado por quien atribuye, a su modo, las cualidades faltantes al cuadro, a la escena, etcétera.
Hay, además, sistemas y mecanismos de seducción. ¿Los hay de provocación? ¿Nos dicen algo las categorías y los géneros, las múltiples clasificaciones académicas cuando orientan la producción de determinados tipos de textos, en lugar de prestarse, ante todo, a facilitar la clasificación de estos como obras inventivas, sujetas nada más que a su intención comunicativa?
Fernando Escobar Páez ha sido acusado de provocador. Ha sido, también, y no pocas veces, amenazado. ¿Esto último no habrá sido más bien por haber cuestionado bien?
 
Salvo en mi primer libro, Los Ganadores y Yo, de 2006, en todas mis otras publicaciones he mezclado narrativa e incluso algo de crónica con poesía. Escribía acorde a lo que me dictaba el momento; por ello, muchas veces imprimía a mi poesía cierto tono narrativo, que no tiene que ver con la estructura del texto sino con la intención de narrar una historia bien pendeja.
Supongo que se podría decir que como escritor fui anfibio o travesti. Me movía torpe y monstruosamente en ambos terrenos: poesía y narrativa.

   Continuar leyendo

Contra el tiempo: a propósito de los libros de Leonard Cohen

Por Katiuska Molina
 
Poeta, novelista, ante todo cantautor; artesano de la oscuridad y del dolor, Leonard Cohen, como cantara Neil Young, «… ha muerto, pero no se le olvida». A dos años de su partida, se confirma que logró lo que muy pocos en el mundo del arte: unir a tradicionalistas y rebeldes, amantes en general, con su prosa y sus versos, con sus canciones, congregándolos en torno a su legado como el viejo amigo que bien sabe de nuestros predicamentos antes de que nos confesemos.
 
 

Continuar leyendo

«Off the record»: Sobre El tiempo es un canalla, de Jennifer Egan

Por Mauricio Jarufe y Juan Pablo Torres Muñiz
 
Rock. Y el Rock Pop. En afán contrario, las manifestaciones musicales del Punk; aunque por medio de estas, se pretenda también llegar a la mayor cantidad posible de gente: golpear, arañar el corazón, siempre, aunque por  muy diversas causas, adolescente
Se supone, el Punk tienta una búsqueda menos cerebral, aunque no por ello menos profunda… Jennifer Egan no parece precisamente alguien con un discurso así de espontáneo. Pero Mauricio piensa, al parecer, distinto.

Esa música es parte de nuestra cultura. Marca incluso la historia.

Y, bueno, abundan muestras sobre el turbio mundo del espectáculo, de lo que se cuece tras bambalinas, pero también sobre los manejos de la industria, los tratos de todo tipo, y los sueños de veras, los inducidos… y las alucinaciones. No todas las obras merecen ser citadas como buenos ejemplos; en cuanto a filmes, Almost FamousInside Llewyn Davis y This is Spinal Tap; en cuanto a libros, Great Jones Street o, como curiosidad, con sus excesos, Autobiography, de Morrissey.
La novela de Jennifer Egan, creo, es caso aparte…
 

Distorsiones variables: Asomo al legado de Ricardo Piglia

Por Victoria Viola y Guillermo Cóbena


Llueve, arrecia, pero escampa a la noche, sin dar paso a ningún tono cálido.

Verano del sur determinado por la cordillera…

 
Este señor que nos enseñó a todos…
Ricardo se no fue luego de una larga enfermedad…
Tanta tristeza, porque hacía apenas unos días el enorme Andrés Rivera, también había fallecido.
 
(Victoria conoció a Piglia en aulas. Victoria Viola. Completaba entonces  su formación como artista plástica.
Contemplo ahora sus capturas. Espejos irregulares. Como referir a la realidad cambiante tentando sostener, al vaivén del viento, una suerte de reflejo momentáneo. Doble paradoja.)
 

Negro sobre blanco: Sobre el sentido o finalidad de la obra de arte

Por: Ana Negro y Juan Pablo Torres Muñiz
 
En efecto, suele hablarse de quien crea, por un lado, y de quien contempla y entiende, incluso comprende, por el otro…
Ana mira de soslayo una de sus propias obras.
Nuevo sorbo de café…
 
Diré nada o prácticamente nada de mi autoría; se trata solo de la posición particular de quien habla en relación con el tema del sentido o finalidad de la obra de arte…
  
Ecos, voces…

 

 

Continuar leyendo