Haber, amar y poseer: Sobre Lazos de familia, de Clarice Lispector

Por: Gabriela Solorio

 

Básicamente, los cuentos de Lazos de Familia se estructuran en tres fases siguiendo una secuencia elemental: la inauguración, realización o proceso de transformación y clausura. En el proceso de transformación se impone un orden, una lógica particular que lleva al conocimiento de aquello que denominamos “lo femenino”.
Lispector plantea un conocimiento del ser, no desde la “superior” razón que nace con la filosofía moderna a partir de la doble duda de Descartes, sino desde la “inferior”, presidida por los sentidos. En otras palabras, plantea que es posible acceder a la verdad a través de las percepciones sensoriales, dejando de lado el razonamiento lógico. Las protagonistas de Lazos de familia no buscan una verdad, sin embargo la encuentran. Esta se revela a sí misma como en la antigüedad sacra, desde la naturaleza –como una interiorización de la realidad entera – sin la mediación de instrumento creado por el hombre. La verdad se manifiesta lejos de las palabras: “la verdad sólo cabría en símbolos, sólo en símbolos la recibirían”. Ello es lo que determina, a mi parecer, la perspectiva desde la que podemos dar un primer paso para analizar la narrativa de Lispector: empezar de que su posición para acceder al conocimiento se configura dentro de lo sacro.

 

  Continuar leyendo