La luz como medio: Diálogo con Sasa Gyoker

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
La luz como medio. La sombra como evidencia de la geometría en la visión, como alma del trazo. De manera que lo que vemos, finalmente, es cuanto resiste, de algún modo, el resplandor y define la realidad como la reconocemos. La limita, la determina.
La visión de Sasa deslumbra a través de la luz; toca, irrumpe, corta, por medio de la sombra.
En este sentido es especialmente interesante recordar que ante todo se trata de capturas: reflejos de instantes convertidos –es el arte– en medios para el cuestionamiento; por su elocuencia, en objetos cuestionadores en sí mismos.

Desgarramientos: Sobre la propuesta de Gabriela Bodin

Por Lena Mari
 
Alma y cuerpo. Abstracciones, ambas. No es lo mismo hablar de uno y otro que de psique y carne. Es difícil incluso decir simplemente carne, sin romper con el tono de la mayoría de diálogos. En cierta forma, se supone, esta palabra evoca directamente, por sí sola, al instinto, sin misterio alguno.
Hablar de carne compromete como si de entrada nos instara al desgarro, por detrás del desnudo y sus implicaciones estéticas, directo a lo crudo y en lo brutal, con lo elemental. Nada de peyorativo.
Gabriela Bodin nos enfrenta, a través de la psique. Tejido y materia, trama palpitante. Nos toca…
 

 
Continuar leyendo

Consciencia de la forma: Sobre ciertos reduccionismos en torno a la persona humana

Por Guillermo Cóbena

 

Para C.

   

Es fácil dar por sentado que las comodidades de que gozamos al presente forman parte estable de la vida de todos, que corresponden, sin más, a la cultura, que por sobre dichas comodidades, sin alterarlas, es posible cambiar drásticamente el sistema que permite su normal funcionamiento. A menudo damos por supuesto que nuestra posición, la de los seres humanos respecto del resto de la naturaleza, apenas y guarda relación con ella, que tiene de alguna forma vida propia, al margen, por ejemplo, de la evolución. Y se supone que la evolución humana depende directamente de la tecnología; por tanto, del lenguaje. Digamos que desde tal perspectiva los medios son tomados claramente como fines: definen, según muchos creen, al propio ser humano, y a la persona.

¿En qué medida la humanidad requiere realmente un tratamiento distinto del que se da a otras especies? ¿Es posible entender y, ni qué decir luego, atender debidamente a la persona humana si se la tiene como parte de una especie, nada más? ¿En qué consisten las diferencias que justifican la clara distinción de trato?

 

 

Continuar leyendo

Poeta del asco: A partir de La moneda falsa, de Charles Baudelaire

Por Héctor Daniel Rosales Lobato
 
Baudelaire escribió un poema, nunca publicado en vida, llamado La moneda falsa; versa acerca de dos amigos que al caminar por los bulevares de París se topan con un mendigo, concediéndole una limosna inmediatamente, sin embargo, uno de ellos es mucho más generoso; al ver la superioridad de la moneda otorgada el narrador se sorprende, pero se sorprende aún más cuando el amigo generoso confiesa tranquilamente: “Era una moneda falsa”.
Pero en mi cerebro miserable, siempre ocupado en buscar lo que no se halla (¡qué abrumadora facultad me ha regalado la naturaleza!), entró de repente la idea de que semejante conducta por parte de mi amigo sólo tenía excusa en el deseo de crear un acontecimiento en la vida de aquel infeliz, y quizá el de conocer las distintas consecuencias, funestas o no, que una moneda falsa puede engendrar en manos de un mendigo. Pero él rompió bruscamente mi divagación recogiendo mis propias palabras: Sí, estáis en lo cierto; no hay placer más dulce que el de sorprender a un hombre dándole más de lo que espera. Entonces vi claro que había querido hacer al mismo tiempo una caridad y un buen negocio. Nunca le perdonaré la inepcia de su cálculo. No hay excusa para la maldad; pero el que es malo, si lo sabe, tiene algún mérito; el vicio más irreparable es el de hacer el mal por tontería.

 

  

Continuar leyendo

Del Edén, a menudo entre cuatro paredes: Sobre la propuesta de Sanne Sannes

Por Lena Marin

  

… y están las favoritas…

Explicar porqués a cada caso
como acreditar causas distintivas, razones  verbo ante la propia materia, sustancia – sustantivo: una pérdida de tiempo: podría uno andar queriéndolas nada más. Contemplando.
Sanne Sannes formula en su juego de imágenes – a través de la expresión con los rasgos particulares que le fueron más atractivos, un mismo espíritu, felizmente, lejos del parecido entre las mismas modelos – trascendiendo la época, no obstante la patente marca de sus años, de – liberación.
Basta asomarse
 La bienvenida
– grata.
 

   Continuar leyendo