Bienvenidos, pecadores: Tres poemas de Mary Karr

Selección y traducción de: Roberto Zeballos Rebaza
 
Réquiem de año nuevo
 
En este negro primer día del año nació
     papá hay que ver 
estos ochenta y seis años atrás quien ahora
     no respira ni ocupa 
masa corporal alguna hace ya diez pero  
     todavía no me acostumbro.
Mi mente puede darle forma en esta silla
     a él que ninguna silla sostiene.
Cada año en esta noche al borde de una nueva
     circunferencia me paro y miro 
hacia él, las carreteras se llenan de borrachos,
     y a papá que se emborrachó hasta 
el fin no se le halla. Papá, estoy a mitad de camino
     de la muerte yo también. El milenio 
se me acerca, y el niño que llevo dentro quien 
     lleva tu fuego en sus miembros
sigue mi estela. ¿Por qué no puedes renacer ya
     grande para mí? Si alzo mis brazos 
aquí en la oscuridad, ¿por qué no puedes 
     agacharte y levantarme?    
Esta pesada carcasa que obtuve de la tuya es 
     tutelaje de amor, pero cada año
si bien una ranura más vieja aún no puedo ni 
     alcanzarte ni escapar 
de la monolítica sombra que dejaste. 
 

Henry Moore

 

Continuar leyendo

Contrastes al carbón: En torno a la propuesta de Johan Barrios

Por: Guillermo Cóbena

 

De silencios comunes surgen acaso las mismas preguntas.
Provoca pensar en la posibilidad de una auténtica compañía para hacer rumbo en ese vacío que se abre más y más allá, mientras operan además los mecanismos de auto justificación que al cabo –y siempre– traicionan. Provoca no quedarse solo, y mucho menos desplazarse así adentro de uno mismo, entre lestrigones y cíclopes*.

Comúnmente, las aventuras involucran una y otra alma, dos como mínimo; van de que cada cual por su lado, en determinado momento, estén a punto de perderse a sí mismas y entre sí, que se consuelen por separado en la supuesta belleza de las formas, a punto de olvidar, para finalmente reencontrarse…
Johan nos dice algo más de la soledad, del silencio, de la bruma.
 

Más allá de las rutas: Diálogo con Jheison Huerta

Con: Lena Marin
 
Página setenta y dos de la edición en español: <<… estaba el título de la exposición: “El mapa es más interesante que el territorio.”>>*
Entre los trabajo de Jheison Huerta, el pasaje de la novela de Houellebecq cobra especial sentido…
Magnitudes, escalas. La mole. Nuestra finitud… Un enfrentamiento, y la oportunidad de reconocernos de modo distinto. Toda una experiencia.
Cabría pensar que a través de la técnica, apenas y sería posible comunicar, procesada, parte de ella en una suerte de síntesis. Pero es posible más, algo diferente… Asunto de pretensiones, y de cómo entiende, quien propone el viaje, la naturaleza de este…
Surgen las cuestiones.
Jheison. Los Andes…
 

La creación del infierno cotidiano: Sobre la propuesta de Béla Tarr

Por: Cristina Mancheno
 
Béla Tarr insiste en que sus películas no caen en períodos distintivos, prefiriendo identificar algo parecido a una evolución constante en lugar de puntos de inflexión marcados. Argumentando, por ejemplo, “si los observas todos juntos, puedes ver que este es el trabajo del mismo hombre”, hay cambios notables en su filmografía, al menos en la superficie. Quizás la idea no sería tan rutinariamente postulada si las últimas partes de su producción no se distinguieran de forma tan poco imitables. Ciertamente hay continuidad en términos de temas, puntos de trama y caracterizaciones, pero en sus películas más recientes, Tarr graba una impresión definitiva e incomparable en el cine moderno, embelleciendo la pantalla con cualidades formales instantáneamente identificables: imágenes en blanco y negro, el prolongado uso de única toma, configuración deprimida y austera, y un elenco de personajes abandonados, cínicos e indigentes. De todos modos, independientemente de si uno ve su obra como una progresión ininterrumpida de elementos comunes o como un avance claramente dividido, es que, en el transcurso de solo nueve filmes y un puñado de cortometrajes, producciones de televisión y documentales, Tarr ha desarrollado una visión singular dentro del panorama cinematográfico internacional. 
 
 

Continuar leyendo

Acaso tajos de las eras: Sobre la propuesta de Svetla Radulova

Por: Juan Pablo Torres Muñiz

  

Vaya término, belleza. Relacionarlo con Arte parece inevitable. El atajo consiste precisamente en tomar aquella como el objeto de este. Falta de rigor. Para no caer en ella, conviene distinguir el asombro, siempre estimulante, también placentero, del que solo place y funciona como clave de lo meramente agradable.
El abstracto provoca particularmente a propósito de estos asuntos.
Aquí, la obra de Svetla Radulova va como invitación. Compleja.

 

 
Continuar leyendo