Comprometidos: Sobre la convivencia en tiempos de pandemia

Por Juan Pablo Torres Muñiz
  
Para Cintia Ugarte
 
<<El hombre de Neanderthal aprendió a llorar, probablemente, al darse cuenta de que después de matar el bisonte
y arrastrar la pieza a su cueva, no tenía con quién compartir su orgullo de cazador ni a quien enseñar sus heridas.>>
Magda Szabó (La Puerta)
 
 
De pronto, millones de personas se ven forzadas a permanecer en sus casas, sin poder salir. Familias reunidas, encerradas, salvo un miembro cada vez, encargado del abastecimiento. Al menos en teoría. Los que circulan sin más, no solo se apartan de los suyos, que se quedan momentáneamente a salvo del contagio, aunque solo hasta la vuelta de los paseantes, sino de la norma por medio de la cual se vinculan de un modo más amplio con el resto. Su acercamiento físico a los demás deja de lado otra forma de contacto, abstracto, al caso, no menos importante, sino mucho más, de momento. He aquí un nuevo conflicto entre deseo de plenitud y afán de sentido.
Bastante, de hecho demasiado se ha venido diciendo respecto de la soledad, de la supuesta confirmación del vacío en la vida de mucha gente, desnudo ante la muerte. Lo propio se ha hecho respecto del aprovechamiento del tiempo en soledad o, como algunos se han lanzado a llamarlo, la capitalización de dicha condición. También se habla de las ventajas del contacto por medios digitales y hasta se ha insinuado –lo que tristemente era de esperar– que lo que viene ocurriendo constituye un paso más, simple pero brutal, hacia la modificación definitiva de nuestras relaciones interpersonales, según estos pretendidos optimistas, destinadas a desarrollarse sobre todo en un plano virtual. En todo caso, hay que distinguir comentario de exploración crítica, lo mismo que boceto de juicio lanzado al aire de planteamiento de discusión.
Toca preguntarse cómo es que viejas formas de organización, más allá de la amplia variedad con que hoy se dan, continúan su tradición fundamental, respondiendo a una nueva situación de crisis demostrando porqué son tan longevas –a fin de cuentas, esta mal llamada «era» es muy reciente y nuestros problemas básicos apenas y han cambiado, en realidad–. Obviamente, la cuestión atraviesa múltiples aspectos de nuestra naturaleza, así como de lo que entendemos por cultura. En este texto pretendemos explorar el asunto desde la manifiesta distinción entre autonomía y autosuficiencia, patente en el compromiso social, siempre, para el logro de aprendizajes. Atravesamos el tema de la gestión de la soledad en el marco de una nueva sociedad, cuya mayoría se muestra afanada en que cada quien vaya sin más por su cuenta, rechazando o relativizando todo compromiso.

 

Continuar leyendo

De ámbitos y de luz: Diálogo con Damian Siqueiros

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
Hablar de arte, del ejercicio mismo por el que se da la invención de una obra, lo que comúnmente se tiene por creación o, del todo erradamente, por producción, equivale a hablar, en todo caso, de exploración. Esta exploración se da a través de un determinado lenguaje, o de varios. Verbal y gráfico. Audiovisual. Etcétera…
Se parte de territorio conocido para adentrarse en uno desconocido, donde, no obstante se tenga a menudo, propósitos bien claros, aunque las más de las veces solo una intuición, el explorador encuentra su voz para expresar lo que no sabía que quería decir, hasta que la articulación, el invento, hubo cobrado forma ante él sin que tuviese del todo claro cómo.
La propuesta de Damian Siqueiros se presta bien al diálogo. Conversar con él mismo, explorar a su lado el territorio de su obra, viene de lo mejor.

 

  

Continuar leyendo

¿Dónde estaban las sombras?: Poesía de Eleonora Finkelstein

 
 
LECCIÓN DE ANATOMÍA
 
Esta es la Escuela de Medicina.
Esta es la materia del cuerpo.
Más allá, el horizonte, el bisturí.
Más acá, el corazón, la cabeza.
Hay que tener cuidado,
que no les tiemble el pulso.
 
Los ojos vuelan en carne viva.
¿Cómo van a saber si morirse
es el comienzo de la muerte?
Los ojos entienden todo a su manera.
 
Que no les tiemble el pulso, por favor,
aprendices de mala muerte
Esta es una mirada peligrosa.
De filo.
Pone bajo amenaza
los huesos, el pelo, las uñas
la piel y la mala conciencia.
 
Y puede llegar todavía más lejos:
hasta la parte gris,
donde tenemos a Dios
o a la idea de Dios,
que hay quienes dicen
es la misma cosa.
Quién sabe.
 

(Imagen: Juan Pablo Torres Muñiz)

Continuar leyendo

Emerge la forma: Sobre los grabados de Julio Camino Sánchez

Manuel Gómez Burns y Lena Marin
 
Estamos de acuerdo en que la obra de Julio Camino Sánchez no es conocida como debiera. La cuestión de los motivos se proyecta sobre trabajos de otros artistas de su generación, así como contemporáneos: ¿Cuántos de ellos representan muestras significativas de la técnica del grabado, manteniendo esta técnica «viva»? ¿Y qué hay de ella, ahora; cuál es su espacio y, en todo caso, hacia dónde se proyecta, si lo hace?
A partir de aquel primer acuerdo, el de la obra de Camino, nos reunimos Manuel y yo en su estudio. La noticia de ciertas publicaciones rescatando el trabajo del trujillano, convoca.
 
Llama la atención desde un principio. Resulta demasiado… moderno, digamos, para su momento. Eran mediados del siglo pasado y él pone ante el público formas que claramente lucen versátiles para todo tipo de diseños hoy. Pero no solo rompe con la época, sino además con toda forma de circunscripción a un espacio en particular.
 

Por un carácter: Sobre la propuesta de Rekha Garton

Por Luisa Deguile
 
Cuestión de carácter. De personalidad.
Entendemos por carácter al conjunto de rasgos que permite identificar la particular manera de ver, pensar y proceder de alguien, por el que se diferencia del resto. El carácter se manifiesta con el otro, en la interacción que conlleva siempre comparación y contraste, incluso si es a través de la más lejana observación.
Rekha Garton desarrolla, en parte de su obra, de la que compartimos aquí una muestra más o menos aleatoria, la exploración clásica a través de la cual se procura la formación de un carácter.
A través de su visión, se cuestiona respecto de la práctica de la exploración, del viaje significativo, reducida hoy a turismo y asomo.

 

Continuar leyendo

Golpe y desbandada: Sobre la propuesta de Laura Makabresku

Por Lena Marin
 
Tratándose de personas, por toda víctima se supone, hay siempre un victimario. Se trata más que de posiciones, de roles. Cada uno de estos es determinado por un comportamiento en relación a su contraparte a través del daño.
Si el corazón ligero de la víctima acarrease siempre alguna culpa del victimario, ¿no implicaría esto una nueva victimización, esta vez en sentido inverso, trocando los roles? ¿Es que es capaz de lastimar al otro, la propia fragilidad?
Laura Makabresku pretende, acaso, hacer de determinadas víctimas, personajes activos. Estos actuarían, de hecho, a través de la contemplación de su propia condición, como si fruto de esta o, más precisamente, como consecuencia de su reflejo en la captura fotográfica, alcanzaran a herirnos.
 

Continuar leyendo