Los ciclos, la frontera: En torno a The Dark Hours, de Christopher Colville

Por Lena Marin

  

Vuelta al origen.
El vértigo importa certeza. Se trata de atender los cambios que generan nuevas eras, a ciclos.

El rumbo apropiado se intuye universalmente a la seria contemplación de todo fenómeno natural, especialmente de aquellos cuya escala obliga a desestimar la ilusión de control humano. Hasta los aparentemente más sencillos, cotidianos…
Tal aproximación importa siempre – violencia.
Christopher Colville, va de lo hondo, cuestión de sensibilidades primordiales.
 

 
Continuar leyendo

Luz de la propia mirada: Diálogo con Morgaine La Fay

Con Luisa Deguile

  

Reconocer los puntos de partida personales.
Tentar primeras capturas. Intervenir el material.
Definir la visión.

Buscar material apropiado. Reconocerlo. Luego operar, dar forma a la propuesta.
Ofrecer la obra al diálogo.
En todo momento, cuestionar, proponer. Cuestionar nuevamente…
Se define de tal forma, poco a poco, una mirada.
De esto va el conjunto que aquí nos rodea; compartimos comentarios. 
Morgaine, cordial, siempre…

Acaso viejas palabrejas: De la virtud como experiencia del conflicto

Por Juan Pablo Torres Muñiz
 
En diversos medios, entre declaraciones de buenos propósitos, reclamos de padres preocupados por hacer de sus hijos “personas de bien”, así como entre eslóganes de ofertas de amplia variedad de centros educativos, es de lo más corriente darse con eso de formación en valores. De algún modo el término valor ha venido a sustituir, tratándose en efecto, de un vocablo más versátil y manejable, al de virtud. Confusión de hondas implicaciones. Un valor, a fin de cuentas, refiere a una u otra cualidad apreciada según un determinado círculo, de modo que dicha apreciación, obviamente parcial, juega al caso un rol determinante y es fácil de manipular. Antes, en cambio, era más común que se hablara de virtudes, si bien a menudo, lamentablemente, como ocurre en varios sitios todavía, como parte de una enseñanza dogmatizante y por tanto cerrada, paradójicamente, a la práctica misma de las virtudes, la que se da fundamentalmente en y para el diálogo, para el entendimiento a través de las diferencias en pos de una convivencia lo más armónica posible.
 
 

Continuar leyendo

La luz como medio: Diálogo con Sasa Gyoker

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
La luz como medio. La sombra como evidencia de la geometría en la visión, como alma del trazo. De manera que lo que vemos, finalmente, es cuanto resiste, de algún modo, el resplandor y define la realidad como la reconocemos. La limita, la determina.
La visión de Sasa deslumbra a través de la luz; toca, irrumpe, corta, por medio de la sombra.
En este sentido es especialmente interesante recordar que ante todo se trata de capturas: reflejos de instantes convertidos –es el arte– en medios para el cuestionamiento; por su elocuencia, en objetos cuestionadores en sí mismos.

Desgarramientos: Sobre la propuesta de Gabriela Bodin

Por Lena Mari
 
Alma y cuerpo. Abstracciones, ambas. No es lo mismo hablar de uno y otro que de psique y carne. Es difícil incluso decir simplemente carne, sin romper con el tono de la mayoría de diálogos. En cierta forma, se supone, esta palabra evoca directamente, por sí sola, al instinto, sin misterio alguno.
Hablar de carne compromete como si de entrada nos instara al desgarro, por detrás del desnudo y sus implicaciones estéticas, directo a lo crudo y en lo brutal, con lo elemental. Nada de peyorativo.
Gabriela Bodin nos enfrenta, a través de la psique. Tejido y materia, trama palpitante. Nos toca…
 

 
Continuar leyendo

Consciencia de la forma: Sobre ciertos reduccionismos en torno a la persona humana

Por Guillermo Cóbena

 

Para C.

   

Es fácil dar por sentado que las comodidades de que gozamos al presente forman parte estable de la vida de todos, que corresponden, sin más, a la cultura, que por sobre dichas comodidades, sin alterarlas, es posible cambiar drásticamente el sistema que permite su normal funcionamiento. A menudo damos por supuesto que nuestra posición, la de los seres humanos respecto del resto de la naturaleza, apenas y guarda relación con ella, que tiene de alguna forma vida propia, al margen, por ejemplo, de la evolución. Y se supone que la evolución humana depende directamente de la tecnología; por tanto, del lenguaje. Digamos que desde tal perspectiva los medios son tomados claramente como fines: definen, según muchos creen, al propio ser humano, y a la persona.

¿En qué medida la humanidad requiere realmente un tratamiento distinto del que se da a otras especies? ¿Es posible entender y, ni qué decir luego, atender debidamente a la persona humana si se la tiene como parte de una especie, nada más? ¿En qué consisten las diferencias que justifican la clara distinción de trato?

 

 

Continuar leyendo