Contra el tiempo: a propósito de los libros de Leonard Cohen

Por Katiuska Molina
 
Poeta, novelista, ante todo cantautor; artesano de la oscuridad y del dolor, Leonard Cohen, como cantara Neil Young, “… ha muerto, pero no se le olvida”. A dos años de su partida, se confirma que logró lo que muy pocos en el mundo del arte: unir a tradicionalistas y rebeldes, amantes en general, con su prosa y sus versos, con sus canciones, congregándolos en torno a su legado como el viejo amigo que bien sabe de nuestros predicamentos antes de que nos confesemos.
 
 

Continuar leyendo

Contemplaciones (a través de los signos): Diálogo con Hildy Maze

Con Juan Pablo Torres Muñiz


La forma. Las formas. Se trata de conjuntos de líneas que determinan la base, el contorno, el volumen de las cosas. Límites. Diferencian, distinguen. Separan. Y hacen del objeto, el que es. Más o menos como los nombres. Corresponden al conjunto de características que hacen de una acción, de un proceso o de un fenómeno, diferente cada vez que se desarrolla, o diferente según el sujeto o agente que lo lleva a cabo.

Tenemos, por tanto, que el cuerpo tiene en sí mismo una forma, y que hay formas de cuerpos. Lo mismo que formas de ver…
Hildy comparte la suya propia.

 
Hace años, un amigo me envió El Corazón de los Yoga Sutra. “La forma es vacío, el vacío es forma”. Leer este texto cambió mi vida. En una semana me puse a estudiar y a practicar meditación. Chogyam Trungpa, maestro en meditación budista tibetana y artista, se convirtió en mi guía. Fui instruida para aprender a explorar la naturaleza y hacerla una experiencia personal atravesando las regiones oscuras del pensamiento, nuestros pensamientos y emociones ambiguas.

 

  Continuar leyendo

De lejos, de cerca: Sobre Scarlet´s Walk, disco de Tori Amos

Por Katiuska Molina
 
Kerouac lo dijo en alguna ocasión: “Detrás de mí, nada, por delante todo, como siempre pasa en la carretera”. La misma idea parece haber guiado hasta el momento a Tori Amos –estudiante aplicada de Kate Bush, pianista solitaria, con músicos talentosos nada más en torno– a traer de la mano a sus chicas (como llama a sus canciones) a una nueva estación: Scarlet’s Walk.
La antigua niña prodigio del Boys for Pele y Little Earthquakes marca de esta manera un punto de inflexión en su carrera: hubo un antes y ahora, a partir de él, menos misterio, algo menos personal. Menudo riesgo para una figura que se hizo de un lugar, efectivamente, transparentando fragilidad, dolor y coraje personales.

 

 

Continuar leyendo