Emerge la forma: Sobre los grabados de Julio Camino Sánchez

Manuel Gómez Burns y Lena Marin
 
Estamos de acuerdo en que la obra de Julio Camino Sánchez no es conocida como debiera. La cuestión de los motivos se proyecta sobre trabajos de otros artistas de su generación, así como contemporáneos: ¿Cuántos de ellos representan muestras significativas de la técnica del grabado, manteniendo esta técnica «viva»? ¿Y qué hay de ella, ahora; cuál es su espacio y, en todo caso, hacia dónde se proyecta, si lo hace?
A partir de aquel primer acuerdo, el de la obra de Camino, nos reunimos Manuel y yo en su estudio. La noticia de ciertas publicaciones rescatando el trabajo del trujillano, convoca.
 
Llama la atención desde un principio. Resulta demasiado… moderno, digamos, para su momento. Eran mediados del siglo pasado y él pone ante el público formas que claramente lucen versátiles para todo tipo de diseños hoy. Pero no solo rompe con la época, sino además con toda forma de circunscripción a un espacio en particular.
 

Golpe y desbandada: Sobre la propuesta de Laura Makabresku

Por Lena Marin
 
Tratándose de personas, por toda víctima se supone, hay siempre un victimario. Se trata más que de posiciones, de roles. Cada uno de estos es determinado por un comportamiento en relación a su contraparte a través del daño.
Si el corazón ligero de la víctima acarrease siempre alguna culpa del victimario, ¿no implicaría esto una nueva victimización, esta vez en sentido inverso, trocando los roles? ¿Es que es capaz de lastimar al otro, la propia fragilidad?
Laura Makabresku pretende, acaso, hacer de determinadas víctimas, personajes activos. Estos actuarían, de hecho, a través de la contemplación de su propia condición, como si fruto de esta o, más precisamente, como consecuencia de su reflejo en la captura fotográfica, alcanzaran a herirnos.
 

Continuar leyendo

Los ciclos, la frontera: En torno a The Dark Hours, de Christopher Colville

Por Lena Marin

  

Vuelta al origen.
El vértigo importa certeza. Se trata de atender los cambios que generan nuevas eras, a ciclos.

El rumbo apropiado se intuye universalmente a la seria contemplación de todo fenómeno natural, especialmente de aquellos cuya escala obliga a desestimar la ilusión de control humano. Hasta los aparentemente más sencillos, cotidianos…
Tal aproximación importa siempre – violencia.
Christopher Colville, va de lo hondo, cuestión de sensibilidades primordiales.
 

 
Continuar leyendo

Lo que importa: Sobre la película Call Me by Your Name

Por Mauricio Jarufe
 
Contemplar. Y fijarse detenidamente. Apreciar el detalle. Sentir la música, los rayos de sol, el viento. Todo aquello que compone un día cualquiera. Una mirada. Un suspiro. Algo de Bach interpretado al piano. Algún verso de un maestro grecolatino… Cada elemento cuenta por sí mismo y aporta al conjunto más que cantidad. Cualidad sobre cualidad.
Es con el detalle que se construye lo que conocemos como amor, o una historia al respecto.
Hoy, en una era de lamentable saturación, en la que incluso viene bien hablar de consumo masivo y hasta de malversación del romance, no importa tanto. Aunque Call Me by Your Name no es precisamente una historia de amor, sí lo es sobre el asombro. En relación al amor. El descubrimiento de sensaciones y sentimientos. A partir de ellos, de probables respuestas a las preguntas últimas.
Ahora bien, la curiosidad más sana conduce, si fructifica, en cierto gozo, pero también en dolor. No por nada, las respuestas yacen a veces donde no esperamos quepa, se revelen. En el silencio, por ejemplo; en lo que no se dice. Y en lo que no es posible decir.
He aquí que entra a tallar la contemplación. A través de ella es posible dar con lo implícito, con lo escondido, lo que de pronto asoma por detrás de la niebla, del ruido…
 
 

Continuar leyendo

Desgarramientos: Sobre la propuesta de Gabriela Bodin

Por Lena Mari
 
Alma y cuerpo. Abstracciones, ambas. No es lo mismo hablar de uno y otro que de psique y carne. Es difícil incluso decir simplemente carne, sin romper con el tono de la mayoría de diálogos. En cierta forma, se supone, esta palabra evoca directamente, por sí sola, al instinto, sin misterio alguno.
Hablar de carne compromete como si de entrada nos instara al desgarro, por detrás del desnudo y sus implicaciones estéticas, directo a lo crudo y en lo brutal, con lo elemental. Nada de peyorativo.
Gabriela Bodin nos enfrenta, a través de la psique. Tejido y materia, trama palpitante. Nos toca…
 

 
Continuar leyendo

Del Edén, a menudo entre cuatro paredes: Sobre la propuesta de Sanne Sannes

Por Lena Marin

  

… y están las favoritas…

Explicar porqués a cada caso
como acreditar causas distintivas, razones  verbo ante la propia materia, sustancia – sustantivo: una pérdida de tiempo: podría uno andar queriéndolas nada más. Contemplando.
Sanne Sannes formula en su juego de imágenes – a través de la expresión con los rasgos particulares que le fueron más atractivos, un mismo espíritu, felizmente, lejos del parecido entre las mismas modelos – trascendiendo la época, no obstante la patente marca de sus años, de – liberación.
Basta asomarse
 La bienvenida
– grata.
 

   Continuar leyendo