Sueños y visiones: Sobre la propuesta de Rondal Partridge

Por Lena Marin

  

Inocencia: ausencia de culpa. Ingenuidad: ausencia de malicia.
La ingenuidad, al contrario de la lucidez, implica la carencia de una noción funcional del tiempo; permite concebir apenas estados, como estampas o, cuanto más, situaciones que se superponen a las de la realidad compleja y fluctuante. Al ingenuo, el pasado apenas le duele; el presente le sucede como síntoma de una vejez que asoma desde su interior sin que él mismo se percate de ello; el futuro, en consecuencia, se le ofrece, según ve, como garantía del cumplimiento de sus deseos.
Mezcla y confusión de fe y de esperanza. Y asoman los mitos: Una tierra prometida. Prosperidad. Éxito. El progreso según la receta de masas…
La obra del maestro Rondal Partridge –asistente, en su momento, de Dorothea Lange y Ansel Adams– nos cuestiona al respecto, hoy bastante más, quizá, que cuando fue expuesta por primera vez.
  

    Continuar leyendo

Condena de los verbos, – el horror: Sobre cuerpos, perspectiva, y Fuga de muerte, de Paul Celan

Por Ana Negro y Lena Marin
 

Compartiendo impresiones. Fue sobre una de sus muestras en particular: Imágenes, escorzo y fuga. Ana y yo andábamos.
Recuerdo: Primero pies. Cuerpos tendidos. Anonimato. Indefensión. A merced de unos ojos. De un ojo. Humano, siempre. Cruel, también.
Nos llevó a evocar lo atroz, algo como el sueño de la voluntad de la máquina. Y el canto del lamento hondo, en la voz de Celan…
Ana Negro, pupilas como brasas; ofrece con su obra, memoria. Conmoción.

  Continuar leyendo

Un sitio al cual volver: Sobre la propuesta de Dario Maglionico

Por Lena Marin
 
Lugares. Pertenencias. Posesiones. Límites.
Hablamos de espacios por apropiación: al hacerlo referimos a las dimensiones en que concebimos, discurre o es posible que discurra una realidad, tentando así conocerla. Aquel discurrir corresponde al propio flujo de las ideas, a su disposición, incluso a su fragua en estructura, que entonces se identifica con la geometría del espacio exterior. Surgen los vínculos. Cálculo. Anticipación. Familiaridad.

Se dice mucho lo de tener un lugar, un sitio al cual volver. Las imágenes de Dario nos confrontan con esta aparente ilusión.
 

 
Continuar leyendo

El rumor detrás: Sobre la propuesta de Thomas Dodd

Por Lena Marin


Paradójico, sí…; aunque derive en decepción, la idealización de un personaje suele implicar una resta significativa a su auténtico valor. Descubrirlo es solo cuestión de tiempo. A fin de cuentas, los engaños consisten apenas en un cambio conveniente, no en una mejora  o  una desmejora, objetivamente; complacen, reflejan un deseo, y por eso atrapan.

El misterio atrae; con frecuencia completamos cuanto no sabemos con ideas “positivas”, operando así la resta en lo profundo. Preferimos dar con el primer brillo, cerrar de inmediato los ojos (!) y entonces, oh, pensar…, acaso es esta la materialización del anhelo.

El misterio atrae, mas no siempre cuestiona…
Vamos con las damas de Thomas Dodd.
 

A propósito de las circunstancias: Sobre la propuesta de Tatiana Gulenkina

Por Lena Marin

 

Información, sobra. Leer, analizar, incluso observar con detenimiento y, desde luego, aprender, no van de ese lado ahora.
Conviene distinguir qué entendemos por información y qué por conocimiento. Esto último resulta de cuanto menos uno, y a menudo muchos más, procesos complejos. Solo se aprende por necesidad. Esta, no obstante, puede ser solo ficticia. Cuestión de aprovechar.
Se persigue conocer y saber para ampliar nuestro dominio de los elementos del entorno, nuestra realidad; su comprensión nos brinda seguridad. Se sabe más y –se dirá a la ligera– se teme menos. Pero es que en realidad cuanta mayor la lucidez, mayor la curiosidad y, por tanto, el asomo a perspectivas de vértigo e, incluso, revelaciones amenazadoras.
Vamos con el trabajo de Tatiana…

  Continuar leyendo

Algo no anda bien aquí: Sobre OPS y La edad del silencio, obra de Andrés Rábago

Por: Manuel Gómez Burns y Lena Marin
 
Manuel trae consigo el libro. Una belleza.
Entramos y ordenamos casi en el mismo acto. Coca-Cola para él, esta vez; café para mí, como siempre; gracias, y vamos.
Nos congrega OPS.
 
Descubrí su trabajo a fines de la década de 1980. Fue por medio de un suplemento en que figuraban trabajos de artistas de distintas latitudes. Lo suyo me llamó la atención de inmediato.

   Continuar leyendo