Lo que importa: Sobre la película Call Me by Your Name

Por Mauricio Jarufe
 
Contemplar. Y fijarse detenidamente. Apreciar el detalle. Sentir la música, los rayos de sol, el viento. Todo aquello que compone un día cualquiera. Una mirada. Un suspiro. Algo de Bach interpretado al piano. Algún verso de un maestro grecolatino… Cada elemento cuenta por sí mismo y aporta al conjunto más que cantidad. Cualidad sobre cualidad.
Es con el detalle que se construye lo que conocemos como amor, o una historia al respecto.
Hoy, en una era de lamentable saturación, en la que incluso viene bien hablar de consumo masivo y hasta de malversación del romance, no importa tanto. Aunque Call Me by Your Name no es precisamente una historia de amor, sí lo es sobre el asombro. En relación al amor. El descubrimiento de sensaciones y sentimientos. A partir de ellos, de probables respuestas a las preguntas últimas.
Ahora bien, la curiosidad más sana conduce, si fructifica, en cierto gozo, pero también en dolor. No por nada, las respuestas yacen a veces donde no esperamos quepa, se revelen. En el silencio, por ejemplo; en lo que no se dice. Y en lo que no es posible decir.
He aquí que entra a tallar la contemplación. A través de ella es posible dar con lo implícito, con lo escondido, lo que de pronto asoma por detrás de la niebla, del ruido…
 
 

Continuar leyendo

Desgarramientos: Sobre la propuesta de Gabriela Bodin

Por Lena Mari
 
Alma y cuerpo. Abstracciones, ambas. No es lo mismo hablar de uno y otro que de psique y carne. Es difícil incluso decir simplemente carne, sin romper con el tono de la mayoría de diálogos. En cierta forma, se supone, esta palabra evoca directamente, por sí sola, al instinto, sin misterio alguno.
Hablar de carne compromete como si de entrada nos instara al desgarro, por detrás del desnudo y sus implicaciones estéticas, directo a lo crudo y en lo brutal, con lo elemental. Nada de peyorativo.
Gabriela Bodin nos enfrenta, a través de la psique. Tejido y materia, trama palpitante. Nos toca…
 

 
Continuar leyendo

Del Edén, a menudo entre cuatro paredes: Sobre la propuesta de Sanne Sannes

Por Lena Marin

  

… y están las favoritas…

Explicar porqués a cada caso
como acreditar causas distintivas, razones  verbo ante la propia materia, sustancia – sustantivo: una pérdida de tiempo: podría uno andar queriéndolas nada más. Contemplando.
Sanne Sannes formula en su juego de imágenes – a través de la expresión con los rasgos particulares que le fueron más atractivos, un mismo espíritu, felizmente, lejos del parecido entre las mismas modelos – trascendiendo la época, no obstante la patente marca de sus años, de – liberación.
Basta asomarse
 La bienvenida
– grata.
 

   Continuar leyendo

Dignidad: Sobre Vida con estrella, novela de Jirí Weil

Por Lena Marin
 
Dignidad. Correspondencia, proporción al mérito de alguien o algo; merecimiento; referencia a que algo posee un nivel de calidad aceptable. Valor.
¿Cuál es el valor de una vida? ¿Tiene precio una vida? ¿Por qué vale la pena morir, si no por la vida de uno mismo o la de otro?
Ante situaciones dolorosas, dos posibilidades: La negación; abstraernos de ellas y, por ende, postergar el enfrentamiento con la realidad. O abrir los ojos: ver y aceptar, para decidir entonces qué hacer ante esta nueva situación (la que creamos con nuestra participación).
Cuestión de tiempo. Pero también de fuerza y de aptitud. Ciertamente, no solemos enfrentarnos todos a la vez, voluntariamente, a situaciones problemáticas. Y hay quienes se la pasan huyendo de ellas. Acaso el único verdadero escape sea la muerte.
Jirí Weil nos cuestiona al respecto con Vida con estrella, una novela de asombrosa transparencia y hondura vertiginosa, una novela de verdad sobre el Holocausto.

Sueños y visiones: Sobre la propuesta de Rondal Partridge

Por Lena Marin

  

Inocencia: ausencia de culpa. Ingenuidad: ausencia de malicia.
La ingenuidad, al contrario de la lucidez, implica la carencia de una noción funcional del tiempo; permite concebir apenas estados, como estampas o, cuanto más, situaciones que se superponen a las de la realidad compleja y fluctuante. Al ingenuo, el pasado apenas le duele; el presente le sucede como síntoma de una vejez que asoma desde su interior sin que él mismo se percate de ello; el futuro, en consecuencia, se le ofrece, según ve, como garantía del cumplimiento de sus deseos.
Mezcla y confusión de fe y de esperanza. Y asoman los mitos: Una tierra prometida. Prosperidad. Éxito. El progreso según la receta de masas…
La obra del maestro Rondal Partridge –asistente, en su momento, de Dorothea Lange y Ansel Adams– nos cuestiona al respecto, hoy bastante más, quizá, que cuando fue expuesta por primera vez.
  

    Continuar leyendo

Condena de los verbos, – el horror: Sobre cuerpos, perspectiva, y Fuga de muerte, de Paul Celan

Por Ana Negro y Lena Marin
 

Compartiendo impresiones. Fue sobre una de sus muestras en particular: Imágenes, escorzo y fuga. Ana y yo andábamos.
Recuerdo: Primero pies. Cuerpos tendidos. Anonimato. Indefensión. A merced de unos ojos. De un ojo. Humano, siempre. Cruel, también.
Nos llevó a evocar lo atroz, algo como el sueño de la voluntad de la máquina. Y el canto del lamento hondo, en la voz de Celan…
Ana Negro, pupilas como brasas; ofrece con su obra, memoria. Conmoción.

  Continuar leyendo