Alternativas, y andares: Diálogo con Manuel Gómez Burns

Con: Luisa Deguile
 

Podría suponerse, me deja las palabras a mí –toma el lápiz, mientras pido más café–, pero no, sigue hablando. Luego se detiene, rostro a la torre albina desde el balcón, como oteando el rastro de sus últimas palabras, catando escéptico la cuota de autenticidad aportada; luego ajusta el enfoque (se nota en el ceño) y realiza los primeros trazos…

Es un asunto serio este del humor. Por otro lado, no hay que tomarse en serio lo formal: Aquí, por lo menos, no tiene cabida sino como ironía.