Dignidad: Sobre Vida con estrella, novela de Jirí Weil

Por Lena Marin
 
Dignidad. Correspondencia, proporción al mérito de alguien o algo; merecimiento; referencia a que algo posee un nivel de calidad aceptable. Valor.
¿Cuál es el valor de una vida? ¿Tiene precio una vida? ¿Por qué vale la pena morir, si no por la vida de uno mismo o la de otro?
Ante situaciones dolorosas, dos posibilidades: La negación; abstraernos de ellas y, por ende, postergar el enfrentamiento con la realidad. O abrir los ojos: ver y aceptar, para decidir entonces qué hacer ante esta nueva situación (la que creamos con nuestra participación).
Cuestión de tiempo. Pero también de fuerza y de aptitud. Ciertamente, no solemos enfrentarnos todos a la vez, voluntariamente, a situaciones problemáticas. Y hay quienes se la pasan huyendo de ellas. Acaso el único verdadero escape sea la muerte.
Jirí Weil nos cuestiona al respecto con Vida con estrella, una novela de asombrosa transparencia y hondura vertiginosa, una novela de verdad sobre el Holocausto.

Condena de los verbos, – el horror: Sobre cuerpos, perspectiva, y Fuga de muerte, de Paul Celan

Por Ana Negro y Lena Marin
 

Compartiendo impresiones. Fue sobre una de sus muestras en particular: Imágenes, escorzo y fuga. Ana y yo andábamos.
Recuerdo: Primero pies. Cuerpos tendidos. Anonimato. Indefensión. A merced de unos ojos. De un ojo. Humano, siempre. Cruel, también.
Nos llevó a evocar lo atroz, algo como el sueño de la voluntad de la máquina. Y el canto del lamento hondo, en la voz de Celan…
Ana Negro, pupilas como brasas; ofrece con su obra, memoria. Conmoción.

  Continuar leyendo

Delirio, y la marea negra: Sobre el videoclip de XXVI Crimes of love, de Huoratron

Por: Juan Pablo Torres Muñiz


Enormidad.

Vértigo.
Contemplar la mole, inmensos volúmenes desplazándose, suele purgarnos de absurdas pretensiones. Trae consigo paz. O traumatiza. Desde luego, se trata de la confirmación de una certeza simple, dura: la propia finitud. Hay a quienes esta misma visión lleva al pánico, en la negación histérica de la derrota.
Como fuere, al cabo del fenómeno, nos vemos de vuelta en el propio cuerpo, a reconocernos en definición cambiante, misteriosa y, merced de una cuota mínima de sensatez, lejos de instituciones cuyo nombre se destaca con mayúsculas.
El afán de comprensión provoca como salida fácil, tentar símiles: desde la antropomorfización al delirio de paisajes celestiales. De manera que hay quienes confunden energía con voluntad y, en el colmo, causa con razón. Atribuyen todo a una fuerza coherente y, en extremo de soberbia, comprensible.
Huoratron apuesta por el impacto como una forma de… revolvernos en la cuestión.

  

Como un espejo de agua (negra): Sobre el legado de Alejandra Pizarnik

Por: Ana Negro y Juan Pablo Torres Muñiz

 

Imágenes, y ecos propios…
Desde luego, Ana y yo no pretendemos “absolutos”, pero partimos, al caso, de puntos relativamente firmes, los ofrecemos… como puntos de partida para cuestionar.
Aceptando la parcialidad propia de cada visión, es menester, sin embargo, hacer a un lado ilusiones, decorados y/o acertijos de interpretación que distraigan, entretengan apenas o, peor, complazcan; por ejemplo, bajo etiquetas de arte por el arte o de forma por la forma,  además de justificaciones de orden “conceptual”. Puro rollo en torno a una elemental identificación.
Ana sabe que me pregunto más sobre Alejandra como personaje que sobre las otras oscuridades, a que alude en sus textos.
Serena, firme, mi amiga anota con decoro:

 
Despojada de formación literaria, no podría jamás acercarme a ella desde esta perspectiva… Pero probablemente tampoco de ninguna…

 
(Sonreímos.)
El reconocimiento de dicha condición –ojo, con la Pizarnik distante–, redunda en seducción por el reflejo…

 

  Continuar leyendo