Continuidad de la visión: Sobre obras de Gustave Caillebotte

Por Victoria Viola y Guillermo Cóbena
 
Visión y visualización…
La confusión entre estos dos términos sobresale entre otros varios descalabros idiomáticos por el modo en que ha venido a formar parte importante –no sin caché– del argot pseudo profesional de gestores de procesos, de producción, a nivel material, económico, así como de capital humano. Nos topamos con «visualizar» aquí y allá en redes sociales, lo mismo que con «aperturar» en lugar de «abrir», pero por ser menos evidente en su sentido, el error aquel truena más, claro, en la medida en que a uno le importe lo que dice y oye decir. Guste o no, el lenguaje verbal es articulación y, como tal, tiento de sentido, incluso para desafiar este en otros planos…
Ver no conlleva más misterio, no literalmente; es de por sí, sin embargo, maravilloso. Uno ve, en efecto, lo que tiene ante sí. Pero visualiza justamente lo que no es posible de ver «a simple vista»; de hecho, lo hace visible por medio de algún procedimiento o a través del empleo de algún dispositivo. Así, uno ve efectivamente por medio de la vista, mientras que uno visualiza en la medida en que fragua ante sí una representación. ¿Qué media en este caso sino el prisma de la propia visión, esta vez como concepto en su acepción más compleja?
La forma de mirar, claro, depende a menudo de la propia concepción del cuerpo, antes aún, del espacio y de las dimensiones que uno mismo ocupa, incluso a nivel inconsciente, reflejas, reveladas, gracia del lenguaje inventivo, en lo que uno ve. La concepción del mundo impregna así, no solo la obra de un artista de su tiempo, sino que lo hace tal, graba en su visión misma, la visión de su época, con la que, en caso se trate de un auténtico visionario, romperá.
Victoria ve en el legado de Caillebotte, hondo… Comparte la experiencia, atravesando la generalidad y el detalle en torno, para llevarnos pronto a obras puntuales, muy a su modo:
 
 

Continuar leyendo

Memoria desnuda: Sobre la fotografía de María Tudela Bermúdez

 
Por Flavia Iquira-Pizarro
 
Es bien sabido que la novedad depende más de la perspectiva, de la forma en que se concibe la visión, incluso por el subconsciente, que en la disposición misma de los elementos de la imagen, en lo objetivo, digamos. Sin embargo, hay elementos difíciles de concebir reunidos, que evoquen sensaciones distintas a las usuales. ¿Cómo ser original en estos casos?
Edificios en ruinas, aves en vuelo, la palidez misma de la atmósfera gracias al juego en blanco y negro, por ejemplo. Sí, el conjunto podría traer a la mente, fácilmente: soledad, silencio y encierro. Pero en la obra de María Tudela es posible, sin embargo, dar, tras un primer contacto y sin mayor esfuerzo, con bastante más, si bien a riesgo de atravesar y empantanarse en el lugar común. Esto, sin embargo, hace de la exploración más interesante.
 
 

Continuar leyendo

De ámbitos y de luz: Diálogo con Damian Siqueiros

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
Hablar de arte, del ejercicio mismo por el que se da la invención de una obra, lo que comúnmente se tiene por creación o, del todo erradamente, por producción, equivale a hablar, en todo caso, de exploración. Esta exploración se da a través de un determinado lenguaje, o de varios. Verbal y gráfico. Audiovisual. Etcétera…
Se parte de territorio conocido para adentrarse en uno desconocido, donde, no obstante se tenga a menudo, propósitos bien claros, aunque las más de las veces solo una intuición, el explorador encuentra su voz para expresar lo que no sabía que quería decir, hasta que la articulación, el invento, hubo cobrado forma ante él sin que tuviese del todo claro cómo.
La propuesta de Damian Siqueiros se presta bien al diálogo. Conversar con él mismo, explorar a su lado el territorio de su obra, viene de lo mejor.

 

  

Continuar leyendo

Emerge la forma: Sobre los grabados de Julio Camino Sánchez

Manuel Gómez Burns y Lena Marin
 
Estamos de acuerdo en que la obra de Julio Camino Sánchez no es conocida como debiera. La cuestión de los motivos se proyecta sobre trabajos de otros artistas de su generación, así como contemporáneos: ¿Cuántos de ellos representan muestras significativas de la técnica del grabado, manteniendo esta técnica «viva»? ¿Y qué hay de ella, ahora; cuál es su espacio y, en todo caso, hacia dónde se proyecta, si lo hace?
A partir de aquel primer acuerdo, el de la obra de Camino, nos reunimos Manuel y yo en su estudio. La noticia de ciertas publicaciones rescatando el trabajo del trujillano, convoca.
 
Llama la atención desde un principio. Resulta demasiado… moderno, digamos, para su momento. Eran mediados del siglo pasado y él pone ante el público formas que claramente lucen versátiles para todo tipo de diseños hoy. Pero no solo rompe con la época, sino además con toda forma de circunscripción a un espacio en particular.
 

Por un carácter: Sobre la propuesta de Rekha Garton

Por Luisa Deguile
 
Cuestión de carácter. De personalidad.
Entendemos por carácter al conjunto de rasgos que permite identificar la particular manera de ver, pensar y proceder de alguien, por el que se diferencia del resto. El carácter se manifiesta con el otro, en la interacción que conlleva siempre comparación y contraste, incluso si es a través de la más lejana observación.
Rekha Garton desarrolla, en parte de su obra, de la que compartimos aquí una muestra más o menos aleatoria, la exploración clásica a través de la cual se procura la formación de un carácter.
A través de su visión, se cuestiona respecto de la práctica de la exploración, del viaje significativo, reducida hoy a turismo y asomo.

 

Continuar leyendo

Golpe y desbandada: Sobre la propuesta de Laura Makabresku

Por Lena Marin
 
Tratándose de personas, por toda víctima se supone, hay siempre un victimario. Se trata más que de posiciones, de roles. Cada uno de estos es determinado por un comportamiento en relación a su contraparte a través del daño.
Si el corazón ligero de la víctima acarrease siempre alguna culpa del victimario, ¿no implicaría esto una nueva victimización, esta vez en sentido inverso, trocando los roles? ¿Es que es capaz de lastimar al otro, la propia fragilidad?
Laura Makabresku pretende, acaso, hacer de determinadas víctimas, personajes activos. Estos actuarían, de hecho, a través de la contemplación de su propia condición, como si fruto de esta o, más precisamente, como consecuencia de su reflejo en la captura fotográfica, alcanzaran a herirnos.
 

Continuar leyendo