Del Edén, a menudo entre cuatro paredes: Sobre la propuesta de Sanne Sannes

Por Lena Marin

  

… y están las favoritas…

Explicar porqués a cada caso
como acreditar causas distintivas, razones  verbo ante la propia materia, sustancia – sustantivo: una pérdida de tiempo: podría uno andar queriéndolas nada más. Contemplando.
Sanne Sannes formula en su juego de imágenes – a través de la expresión con los rasgos particulares que le fueron más atractivos, un mismo espíritu, felizmente, lejos del parecido entre las mismas modelos – trascendiendo la época, no obstante la patente marca de sus años, de – liberación.
Basta asomarse
 La bienvenida
– grata.
 

   Continuar leyendo

Miradas, encuentros: Diálogo con Adrien Gomet

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
Se dice que los ojos no mienten. Si aceptamos esto, admitiremos también que nunca dicen toda la verdad. Revelan lo que se sabe, lo que se cree, y las dudas. Con ello suele bastar.
Fijémonos más de cerca. En cada uno de ellos, a través de la cornea, el hoyo secuestra la luz hacia otra noche, la de cada quien, privada. Los ojos son, de algún modo, como bocas a otros cielos. O pozos… de silencio.
Los ojos parecen guardar la sustancia de que, con suerte y por obra de un prodigio evolutivo, se destilan mal que bien sintagmas, con los que nos empeñamos en plantear nuestra realidad.
Delatan. Como pozos, ya fue dicho, pero también como fuentes… ¿Qué mana de ellos, puestos a representarlo…?
Adrien, aquí, comparte lo suyo.

Hay un enlace entre todas mis creaciones. Lo entendí solo hace unos años, aunque el enlace estuvo ahí desde el principio.

Para muchos artistas, se trata de una obsesión, un tema recurrente que marca su trabajo, a veces consciente y, a menudo, inconscientemente.
 

Del otro lado, siempre: Sobre la propuesta de Luca Galavotti

Por Guillermo Cóbena
 
Suele decirse que el éxito con una fotografía depende del dominio de la luz. Saber dar con la luz más apropiada para la imagen; más precisamente, con la luz que efectivamente hace de la imagen significativa; saber intervenir en sus efectos para lograr el mejor ajuste posible, según la visión que se tiene de ella.
Así, la labor artística fotográfica empieza como una búsqueda, un tanteo, y torna, luego, en la realización misma de la visualización del artista a partir de sus capturas: el procesamiento de la imagen ha de resultar en la concreción aproximada del significado de la cita entre objeto-lugar y momento. Uno sabe que la imagen es la esperada, cuando una vez revelada y/o editada, confirma la pregunta a que nos indujo, de forma más o menos precaria, con el primer encuadre, antes, y como motivo mismo del disparo.
¿En qué medida las imágenes refieren, en conjunto, al carácter de una búsqueda en particular?
¿Y qué hay del trabajo de Luca?
 

Contemplaciones (a través de los signos): Diálogo con Hildy Maze

Con Juan Pablo Torres Muñiz


La forma. Las formas. Se trata de conjuntos de líneas que determinan la base, el contorno, el volumen de las cosas. Límites. Diferencian, distinguen. Separan. Y hacen del objeto, el que es. Más o menos como los nombres. Corresponden al conjunto de características que hacen de una acción, de un proceso o de un fenómeno, diferente cada vez que se desarrolla, o diferente según el sujeto o agente que lo lleva a cabo.

Tenemos, por tanto, que el cuerpo tiene en sí mismo una forma, y que hay formas de cuerpos. Lo mismo que formas de ver…
Hildy comparte la suya propia.

 
Hace años, un amigo me envió El Corazón de los Yoga Sutra. “La forma es vacío, el vacío es forma”. Leer este texto cambió mi vida. En una semana me puse a estudiar y a practicar meditación. Chogyam Trungpa, maestro en meditación budista tibetana y artista, se convirtió en mi guía. Fui instruida para aprender a explorar la naturaleza y hacerla una experiencia personal atravesando las regiones oscuras del pensamiento, nuestros pensamientos y emociones ambiguas.

 

  Continuar leyendo

Sueños y visiones: Sobre la propuesta de Rondal Partridge

Por Lena Marin

  

Inocencia: ausencia de culpa. Ingenuidad: ausencia de malicia.
La ingenuidad, al contrario de la lucidez, implica la carencia de una noción funcional del tiempo; permite concebir apenas estados, como estampas o, cuanto más, situaciones que se superponen a las de la realidad compleja y fluctuante. Al ingenuo, el pasado apenas le duele; el presente le sucede como síntoma de una vejez que asoma desde su interior sin que él mismo se percate de ello; el futuro, en consecuencia, se le ofrece, según ve, como garantía del cumplimiento de sus deseos.
Mezcla y confusión de fe y de esperanza. Y asoman los mitos: Una tierra prometida. Prosperidad. Éxito. El progreso según la receta de masas…
La obra del maestro Rondal Partridge –asistente, en su momento, de Dorothea Lange y Ansel Adams– nos cuestiona al respecto, hoy bastante más, quizá, que cuando fue expuesta por primera vez.
  

    Continuar leyendo

Forma en fuga: Diálogo con Jerome Oudot Trëz

Con Juan Pablo Torres Muñiz
 
… Esta disposición, en todo caso, consiste primero en una especie de vaciamiento. Pero ¿de qué? ¿Y qué queda, una vez se ha logrado remover lo que antes ocupara la consciencia? ¿Tiene nombre –y, por tanto, es cognoscible– ese límite desde el cual se produce la obra?
Sí, uno actúa conscientemente, pero en atención de un aliento que lo atraviesa, aunque sesgado por la percepción y el conocimiento previo, al margen aún, en buena medida, del deseo.
¿Qué dicen al respecto los rostros y las formas de Jerome? ¿Qué nos dicen estos sobre la identidad y las estructuras mentales, sobre la cultura, el afuera y el adentro de cada quien?